EL PRECIO DEL PODER

Sinopsis del film: Un emigrante cubano frío y sanguinario, Tony Montana, llega de Cuba para instalarse en Miami, donde se propone hacerse con un nombre dentro del crimen organizado de Florida. Junto a su amigo, Manny Rivera, inicia una fulgurante carrera delictiva con el objetivo de ascender a la cúpula de una organización de narcos (FILMAFFINITY).

Después de todos estos años esta sigue siendo para mi una película de culto y me gustaría compartir con vosotros mi opinión acerca del personaje protagonista Tony Montana (Al Pacino) del que creo que se pueden sacar muchas cosas. Para empezar su célebre frase con la que va a todas partes: “Todo lo que tengo son mis huevos y mi palabra”. Con esto parte desde origen nuestro querido amigo Tony, sin un dólar en el bolsillo y con una sola idea en la cabeza: hacerse el dueño de absolutamente todo.

Desde luego no es un ejemplo muy legal, pero si es un buen ejemplo de “quien la sigue la consigue”. Lo mejor de todo es que no es un hombre que tenga demasiadas luces, no es inteligente, no tiene cultura, no tiene educación, pero es un hombre que tal y como dice “conoce la calle” y sabe aprovechar bien las oportunidades de subir y de ganar. ¿Cómo lo hace? Simplemente ni se calla, ni se conforma y a pesar de ser un individuo bastante limitado, no duda en asumir responsabilidades, en tomar el mando cuando tiene la más mínima oportunidad, en tomar sus propias decisiones sin consultar, en saltarse a la torera la escala del poder que está por encima de él y demás actitudes que la gente corriente no está acostumbrada.

Si hay una palabra que puede definirle es AMBICIOSO, más que inconformista, se plantea un objetivo y no duda en ningún momento en ponerse con ello hasta que lo consigue. Se trata de alguien que siempre mira desde donde está hacia arriba. A la hora de conseguir a su mujer (Michelle Pfeiffer) quien es en realidad, la mujer de su jefe no duda un momento en ir directamente a por ella. Simplemente, se propone algo y sin dudar lo consigue.


La clave de esta actitud es que Tony no tiene miedo a perder, no tiene nada que perder y todo por ganar. En su cabeza no hay una sola creencia limitadora y el NO PUEDO, no entra en su vocabulario. Es una auténtica lástima que al final todo esto se le vaya de las manos y deje por descuidos y por exceso de confianza, de serle fiel a su amigo y comience a verle como un enemigo por querer casarse con su hermana.

Tony tiene una debilidad, un punto flaco que es su hermana, a la cual ve como una posesión. No quiere que nadie ni la mire ni la toque, ya que es lo único que el puede ver asociado a las ideas de limpieza, bondad e inocencia en su vida, es su pequeño tesoro o vaca sagrada, su hermana es intocable. Está visto que hasta un auténtico hombre de negocios y acción totalmente ALFA tiene su punto débil. Cuando ya se hace dueño del negocio, por aquí le empiezan a venir los palos y comete el error de creerse dueño de las vidas de los demás y de poder hacerlo todo solo y sin ayuda.

Comienza entonces a desconfiar de la gente que le ha ayudado a llegar donde está, en efecto SE ACOMODA, SE CONFÍA Y ESE ES SU ERROR, creer que ya lo tiene todo hecho y todo ganado, se siente invencible en su cima particular sin darse cuenta que poco a poco va perdiendo apoyos, tratando mal a sus amigos y teniendo cada vez un comportamiento más absurdo, descuidando amistades, favores y parentescos. Por desgracia esta es una conducta bastante común entre los hombres, que cuando creemos haber llegado arriba y habiendo conseguido lo que queríamos, nos acomodamos, nos descuidamos y pretendemos vivir de las rentas.

¿Qué es lo que le pasa al final a nuestro amigo Tony? Como diría mi padre, “se le ha llenado la boca de gol”, se ha quedado ciego, se cree invencible y a pesar de haberse quedado solo cree todavía que el mundo es suyo. De toda la historia me quedo con los tres cuartos anteriores, que es de donde podemos sacar algo de provecho de la personalidad de este personaje, quitando su relajación y sus obsesiones, tenemos un magnífico ejemplo de alguien que se ve a sí mismo sin limitaciones, mejor dicho, creencias limitadoras, que no teme asumir responsabilidades, tomar decisiones y tomar el mando. Alguien que se propone algo y lo consigue.


Un fuerte abrazo.


Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada