UNA PRIMERA CITA ENTRE UN MILLON

Imagen cedida por Silvi
--
Hacía tiempo que la conocía como amiga, íbamos en pandilla a todas partes, viernes y sábados uno detrás de otro. Por aquél tiempo ella tenía novio, un amigo mío bastante poco espabilado que pedía permiso a sus padres hasta para respirar. La verdad, es que era un buen hombre, pero demasiado inocente incluso para ella, ya que le daba vergüenza hasta darle la mano en público, cosa que ella me confesó que le desesperaba profundamente. No digamos ya, acerca de darle otras muestras de cariño más comprometidas ... Es lo que tiene ser católico practicante.

Ella era bastante guapa, muy tímida en apariencia y tan femenina y delicada que daba "miedo" tocarla por si se rompía. Tenía el pelo negro y la tez muy blanca. A primera vista parecía muy seca y poco habladora, pero era cuestión de su fachada de timidez, ya que una vez que tomaba confianza era una mujer bastante buena conversadora, muy inteligente y agradable. Desde que nos conocimos tuvimos un "feeling especial" ya que nos entendíamos, pero en ese momento mis aspiraciones personales apuntaban hacia otro lado.

Sin saber muy bien como, supongo que por desesperación de ella, lo acabó dejando con mi amigo, su novio, ya que parecía imposible que el buen hombre diera algún mínimo paso por empezar a hacer una vida en pareja. Ella entonces, se distanció bastante del grupo, cosa que a mi me dolió en el alma porquela apreciaba mucho y ... ¡Para qué negarlo! Me gustaba muchísimo. La cuestión es que de vez en cuando seguía saliendo con nosotros por amistades comunes y asegurándose antes, de que el día de la salida, mi amigo y para ella su ex, no iba a estar presente.

En una de estas esporádicas salidas sin pena ni gloria por la zona de Huertas, en pleno centro de Madrid, poco antes de que llegara la hora del último metro, nos dijo que se iba, si no ... Se le haría demasiado tarde para volver sola a casa. A mi esto me dio muchísima rabia, porque me apetecía un montón hablar y estar con ella un rato más. Ahora la veía menos y era más dificil contactar con ella sin el pretexto de mi amigo. Cuando ya se estaba yendo medio en broma, medio en serio le dije: "Así no hay forma de conocerte, desde luego ... Siempre te vas la primera, no hay quien te pida matrimonio". Sorprendementemente, me contestó "¿Eso piensas? Pues va a cambiar tu opinión sobre mi". Y si que nadie del grupo lo supiera quedamos para cenar unos días más tarde en La Vaguada.

Creo que fué mi primera cita más o menos seria, en la que se podía cortar la atracción cuchillo a pesar de nuestra timidez e inocencia. La verdad es que si ... Éramos bastante inocentes los dos por aquél tiempo. Fuimos a un italiano ynos pusimos hasta arriba de pizzas artesanas y trufas de postre ¡Qué original! jajajajaja! Continuamos viéndonos a escondidas durante unos tres meses, ya que no queríamos que "nada nos contaminara" hasta estar bien seguros. Un buen día decidimos hacerlo público en una cena con el resto de nuestros amigos. Y pensar que todo empezó con una simple cita, sacada casi de refilón y medio en broma ...


He preparado especialmente para ti, siendo fruto de mi experiencia en estos últimos dos años un MANUAL DE CITAS completo, que te permitirá obtener mejoras y cambios más que notables en tus encuentros. Se trata de un completo manual que parte de cero y que te qguiará sobre cuales son los puntos básicos para hacer de un simple encuentro, una velada inolvidable. A continuación te muestro los puntos, através de los cuales se desarrolla este trabajo.


LA CITA: Elementos Clave del Éxito en un Encuentro
MARCA LA DIFERENCIA
INICIATIVA
LIDERAZGO
ORGANIZACIÓN
ESTATUS & VALOR SOCIAL
CLASE
LOGÍSITICA & TIEMPOS
ORIGINALIDAD & SORPRESA
PREVISIÓN & ALTERNATIVA
PREMIO

UNA NOCHE PERFECTA: Experiencias
UNA NOCHE PERFECTA I
UNA NOCHE PERFECTA II
UN ÚLTIMO COMENTARIO

PRECIO 15 € Formato PDF pago PAYPAL. Adquiérelo en nuestra BIBLIOTECA ONLINE P&R

Una vez hayamos recibido la confirmación automática de pago via PAYPAL, procederemos a enviarte la documentación al e-mail que hayas indicado durante el proceso de compra.

Un fuerte abrazo.


Equipo P&R

Publicar un comentario