ENGAÑOS, AUTOENGAÑOS Y SOLUCIONES, por STEEL

Imagen cedida por Louisse

Llevo tiempo pensando en escribir, sobre un tema con el que no estoy para nada de acuerdo, es la teoría esa de la betaización, o como lo queráis decir, ya que la palabra no existe como tal. En definitiva sobre el hecho de que las mujeres tratamos de dominar y desacreditar al hombre una vez que lo hemos conseguido. Seguro que lo que voy a decir no les gusta a ningún hombre, y de entrada lo negarán en absoluto, porque aceptar lo que voy a decir, supone que aceptar que la seducción es venderse a si mismo, como si fueras un producto, y que como lo que vendes no es el producto perfecto, lo que hacemos es ocultar defectos, resaltar virtudes, y en muchos casos aparentar algunas que ni siquiera tenemos.

Para que el enamoramiento se produzca, se tiene que dar una atracción sexual, es decir que el otro nos guste, que nuestro sistema inmunológico y nuestros genes, reconozcan en el otro, a un individuo idóneo para llevar a cabo la reproducción. Esto es lo mas sencillo, sobre todo hasta los treinta años, ya que las hormonas se imponen a la razón, y como la razón no existe, el cuerpo se impone a la mente.

A partir de una determinada edad, aprendes a base de golpes, sabes que si te equivocas en elegir persona, vas a sufrir, de tal forma que entre que las hormonas son menos activas y las “bofetadas” que te has ido dando por el camino procuras escoger no solo por el físico, las apariencias y lo que te diga tu cuerpo, sino por algo más.

En definitiva, si te has enamorado de una persona porque te gusta su físico, te mueve algo interior, mariposas en el estomago, sudas cuando le ves, te pones nervioso, es decir, las hormonas se te revolucionan, has emprendido un camino, pero ese camino tiene muchas desviaciones, vamos a analizar algunas:

Imaginemos que a ti te atrae y mucho una chica y a la chica la atraes y mucho tu, y ambos os mostráis tal y como sois, y con vuestros defectos y virtudes, os compenetráis, os reís, lo pasáis bien, y cuando estas con esa persona te sientes fenomenal. Pues bien, en este caso tu pareja durará para siempre, siempre y cuando la cuides, y pongas un poco de cuidado, no cometas grandes errores, y seas fiel.

Ahora imaginemos que de nuevo a ti te atrae y mucho una chica y a la chica la atraes y mucho que tu eres una persona madura y sólida, te muestras tal y como eres, y tu personalidad le atrae a la chica y se enamora de ti, pero la chica no es tan madura y sólida, sabe que para conquistar a un chico se tiene que mostrar de una determinada forma, que si se muestra dominante o egoísta el chico se cansará, sabe que ha pasado con otras parejas, así que oculta esa parte de ella. El chico piensa que esa chica es dulce, cariñosa, simpática, pero realmente ella no es eso, ella es egoísta, manipuladora, y solo se muestra dulce y cariñosa, cuando quiere algo.

Teniendo en cuenta que un papel solo se puede representar durante un tiempo y que al final cada uno mostramos lo que somos, la careta se suele caer con el tiempo, después de que ella consiga lo que quiere, vivir contigo, casarse, etc. Ella se mostrará como realmente es, y a ti no te gustará. Resultado la atracción física perderá terreno, y tu no te encontrarás a gusto con ella, seguramente busques otra, porque los hombres en general no terminan una relación hasta que encuentran otra que les llena más. Si este es el caso, la chica pensará es un desgraciado, un infiel, un sinvergüenza, etc.

También podemos estar ante una situación de atracción sexual en el que la mujer se muestra como es, y el hombre se muestra como debía ser, al punto de que la convivencia o las largas relaciones muestran el fondo del hombre, y la mujer se siente totalmente decepcionada. Muchos de los hombres se muestran caballerosos y atentos al principio, pero poco a poco se relajan y eso cambia. Entonces nos podemos encontrar frente a una mujer que manipula para que el hombre vuelva a ser lo que era y se comporte como se comportaba al principio. Esta mujer no os esta betaizando, lo que esta haciendo es intentar que te vuelvas a comportar como lo hacías. O las mujeres que se dan cuenta de que no eres lo que ella quiere y se busca otro.

Es complicado explicar a un hombre que si él se ha comportado de una forma para conquistarla una vez conquistada ella tiene derecho a que se siga comportando de la misma forma. De todas formas todas esas teorías que os traéis sobre para seguir dominando, no le doy lo que pide, me hago el duro, en mi opinión no es otra cosa que tratar de encubrir un montón de inseguridades y egos muy frágiles, y la mejor forma de terminar una relación. El problema es cuando tu te has mostrado de una forma para conquistarla, pero esa forma no es realmente la tuya, sino que se la has copiado a cualquier actor de éxito en una peli romántica para chicas, y al final sale lo que eres.

Imagen cedida por Louisse
--
La otra persona, la chica, tu chica, tiene derecho a sentirte decepcionada, en realidad ella quería una nevera y la han vendido una licuadora con forma de nevera, inicialmente querrá que seas lo que eras, no se dará cuenta de que tu has fingido y no te puedes pasar la vida fingiendo, así que la convivencia se irá deteriorando y si encima ni siquiera eres detallista, pues antes te darán la patada. La mujer hoy en día no actúa como antes, seguro que el perfil que voy a exponer lo podéis reconocer en vuestros padres, tíos, abuelos, etc.

Seguro que habéis visto a mujeres decirle a su pareja cosas como que las siguientes: No te pongas esa corbata ponte esta otra, no le digas a tu jefe eso, le va a sentar mal, no bebas mucho no sea que metas la pata... Hay un tipo de mujer que cuando ama ejerce un poco de madre, y pretende que su hombre-hijo sea perfecto para los demás, esto suele fastidiar mucho a los hombres, ya que a todos os gusta sentirnos admirados. Este suele ser el final de una relación, ya que el hombre buscará la admiración en otro sitio. No te esta betaizando, solo quiere que seas lo que deberías ser “ese hombre” que ella tiene grabado a fuego en su mente, y tu no te ajustas al patrón. Educacionalmente, se ha casado para lo bueno y lo malo y en sus esquemas no esta el romper el matrimonio o la pareja, pero se da cuenta de los fallos que tiene el hombre y no puede soportarlo, no quiere que sea motivo de burla, o de cotilleos de otra gente, así que intenta que cambie.

Otro tipo de mujer, es la que se da cuenta de que el hombre con el que esta no es lo que ella quiere, se da cuenta de que le han dado “gato por liebre”, y después de un corto periodo de intentar que el cambie y vuelva a ser lo que parecía pero realmente nunca fue, empieza buscar otro u otros para sustituirle.

En definitiva, que no creo que ninguna mujer betaice a un hombre sino que ese hombre se ha vendido como alfa cuando realmente es beta, y la mujer quiere un alfa. El desenlace de esta historia puede ser variado, pero en general nunca es bueno y suele traer mucho sufrimiento.

También tenemos el caso en el que tus hormonas te mueven tanto que te auto engañas, y ves virtudes donde no hay mas que defectos, en este caso volvemos a cualquiera de las situaciones anteriores, pero no porque el otro se haya mostrado de forma distinta a la que es, sino porque no has sabido verlo, tales son los niveles de dopamina, serotonina, etc en tu sangre, que no ves elefantes de color rosa, porque tu apartamento es muy pequeño y no tienes sitio, pero lo demás lo ves todo del color del arco iris.

En definitiva, procura que te quieran por lo que realmente eres, si lo consigues serás feliz para siempre. Si te quieres por lo que aparentas ser, procura serlo el resto de tu vida.

Nosotros decidimos en que mundo queremos vivir, y con nuestros actos nos encaminamos a él.


Steel

Publicar un comentario en la entrada