DECIR “MACHISTA” ESTA DE MODA

Existe un comportamiento que se ha fomentado y se fomenta ya desde hace tiempo en los medios de comunicación, en especial, en programas de debate de “andar por casa”. Determinadas presentadoras como pueden ser Emma García (A Tu Lado), Ana Rosa Quintana (El Programa de Ana Rosa), Silvia Jato (Por La Mañana) y sobre todo la “omnipresente” Mercedes Milá (Gran Hermano), a la menor ocasión que tienen para callarle la boca a los asistentes masculinos, emplea la odiosa y renombrada palabra “MACHISTA”.

Es gracioso, porque además, precisamente en estos programas, sabemos todos a ciencia cierta, que los gallineros que se montan suelen ser apoteósicos, pero en cuanto es uno de los asistentes masculinos al debate, quien realiza algún comentario o salida de tono incómodo, esté o no esté en posesión de la verdad, siempre se escucha la dichosa palabrita … “¡MACHISTA!”, haya dicho, lo que haya dicho. Cuando uno de los asistentes masculinos reclama su verdad particular, esta es la respuesta que recibe. Pueden estar las féminas desgañitándose como auténticas gallináceas, que a ellas sólo las mandarán callar levantando el tono de la voz en el debate.

Es una palabra muy recurrida y socorrida desde hace un tiempo, también para los políticos varones, que ahora la emplean cada vez que quieren obtener votos de las mujeres y hacerlas saltar, recurriendo al APLAUSO FÁCIL Y GRATUITO. En cuanto dicen "la palabra mágica", se escuchan los aplausos y los gritos. De tanto usarla, la están gastando, abaratando y haciendo perder su significado, de forma que, LOS VERDADEROS ACTOS MACHISTAS DENTRO DE POCO, PASARÁN CADA VEZ MÁS DESAPERCIBIDOS, ya que un simple reclamo masculino, con mayor o menor razón, pasa a ser denominado como “MACHISTA”.

Es una palabra muy socorrida para las mujeres, sobre todo cuando se les acaban los argumentos en una discusión, y prefieren salir por la tangente … Dicen la palabra mágica y así pretenden desviar la atención del verdadero asunto del que se está tratando. El caso es que resulta MACHISTA, todo aquél individuo de sexo masculino, que reclama para sí una verdad o un beneficio personal, partiendo de un comentario no políticamente correcto. Lo que parece que nuestras queridas compañeras y compañeros de la política y los medios de comunicación, no se enteran … MEJOR DICHO, NO SE QUIEREN ENTERAR PORQUE NO LES CONVIENE, ES QUE LO POLITICAMENTE CORRECTO NO TIENE PORQUE SER CIERTO, es más, prácticamente nunca lo es. Y miento, no es que no se quieran enterar, lo saben perfectamente, pero estamos acostumbrados a ver colectivos de mujeres protestando y reclamando, es algo que vemos justo y normal. En cambio, no así sucede con el público masculino. VER EN LAS NOTICIAS A UN GRUPO DE MUJERES REVINDICANDO ES ALGO QUE VENDE, algo que da debate, picos de audiencia y polémica.

¿Qué es lo que está pasando aquí? Pasa que los hombres no solemos quejarnos tanto cuando nos toca vivir una injusticia. No tenemos derecho a reclamar, mejor dicho, NO ESTÁ BIEN VISTO QUE RECLAMEMOS PORQUE SERÍA INTERPRETADO COMO SIGNO DE DEBILIDAD POR NUESTRA PARTE. Otra de las citas célebres que me repetía mi abuela en la niñez y que no he olvidado es esta: QUIEN NO LLORA NO MAMA. Creo que es lo suficiente abierta, axiomática e independiente del sexo del sujeto que la emplee igualmente válida, tanto para hombres como para mujeres. La mujer, es por regla general inteligente y no tiene problemas a la hora de pedir y reclamar bienes y servicios para sí.

Saber pedir lo que a cada uno le corresponde, independientemente del sexo que sea, es algo inteligente, es hacer justicia a un nivel personal con uno mismo. Fijaos bien en que utilizo el verbo PEDIR, no utilizo el verbo RECLAMAR. PEDIR tiene connotación positiva sin confrontación; necesitas algo, luego pides algo. El verbo RECLAMAR tiene ya asociada desde origen la connotación negativa de confrontación, de que se exige algo que se da por hecho, algo que falta y que se debía haber dado. Hacer una RECLAMACIÓN siempre es algo molesto y que implica CONFRONTACIÓN con alguien. No tengas nunca miedo a pedir, si no puedes conseguir algo por tus propios medios, no se trata de debilidad, sino de inteligencia, independientemente de lo que puedan pensar un grupo de feministas con camisas a cuadros que se dediquen a la política … EL EGO JUEGA MALAS PASADAS A MENUDO SI LO DEJAMOS CRECER DEMASIADO. Además lo dice el Evangelio: “Pedid y se os dará, llamad y se os abrirá, Buscad y hallareis….”

Os invito a que estéis bien atentos a que la próxima vez, que os llamen MACHISTA, si es que os pasa. Paraos a pensar porqué os lo han dicho y si lo han dicho con razón o simplemente para callaros la boca. Creo que lo único que tendréis que hacer a día de hoy en vuestros círculos sociales, para ganaros “la palabra mágica” es pensar abiertamente y expresaros libremente … Haced la prueba, así nos echamos todos unas risas que nunca viene mal ¡inocentes!


Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario