SOLUCION A LOS PROBLEMAS O DESAHOGO EMOCIONAL

Mientras respondía al e-mail a un compañero, acerca de si MOSTRAR O NO NUESTRA DEBILIDAD ANTE LA PAREJA y el porqué lo hacemos, me vino una imagen a la cabeza que seguro os sonará familiar. El típico niño pequeño que está jugando y agitando los brazos, todavía está aprendiendo a andar y no se sostiene muy bien, pero bueno … ¡Hace lo que puede para botar la pelota contra el suelo para que le vean sus padres! Que a su cortísima edad es importante para él. En uno de estos botes del balón, el niño se cae de culo al suelo porque pierde el equilibrio… Además el balón es casi la mitad de grande que nuestro pequeño amigo.

A lo que vamos, el niño se cae y ve que sus padres están a otra cosa. Para dos minutos que tienen los pobres de estar sentados y tranquilos en el parque, les va a durar poco este tiempo de relax. Para llamar la atención el niño comienza a hacer la mueca típica de ponerse rojo como un tomate y a berrear de forma escandalosa, para asegurarse de que todos le oyen, sus padres y el resto de oídos asistentes al parque. Ahora que los padres se han dado cuenta de lo que ha pasado, que su niño se ha caído de culo, vamos a estudiar cuál es la reacción por separado del padre y de la madre.

REACCIÓN DE LA MADRE: pega un salto de naturaleza olímpica, sacando dos cuerpos de ventaja al padre, se abalanza sobre su hijo, le besa, le dice que no pasa nada, lo mima y lo estruja hasta que ya el llanto es poco a poco disipado.

REACCIÓN DEL PADRE: se levanta mucho más despacio, examina a su hijo visualmente comprobando que no se haya hecho sangre, le coge por los brazos y le vuelve a poner en pie dándole un cachetito en el culo para sacudirle el polvo de la caída. Da dos o tres pasos con él y le vuelve a soltar para que siga jugando.

¿Qué es lo que vemos aquí? ¿Qué tiene que ver esto con mostrarle nuestra debilidad a nuestra novia o a un amigo? ¿Qué diferencia hay? Todos nosotros en algún momento nos sentimos VULNERABLES, nos hemos sentido DÉBILES y necesitados de ayuda por la razón que sea. Si en ese mismo momento, estamos haciendo vida en pareja, un sentimiento natural y asociado a la confianza que te une a ella, es el de querer compartir esa debilidad o ese sentimiento con ELLA. En referencia a nuestro pequeño amigo, al igual que él nos caemos y empezamos a llorar para llamar la atención de papá y mamá. En cierto modo le estamos pidiendo a nuestra novia, que nos de ese alivio que reclamamos. Ella empatizará contigo, te dará un beso y probablemente se comience a sentir igual o incluso peor que tú, por tu caída.

Por un momento imagina que esa debilidad, te la guardas para ti en primera instancia y decides contársela a tu mejor amigo. ¿Qué hace tu mejor amigo? Probablemente se preocupe por lo que te pasa, te dará dos palmadas en la espalda y de su boca saldrá la solución instantánea que primero se le ocurra, para solucionar tu hipotético problema. A él no le afecta el problema como a ti, por eso no se va a poner a llorar contigo, ni se va a empezar a identificar contigo emocionalmente. Por el contrario, puede ser más objetivo a la hora de darte un CONSEJO PRÁCTICO, aunque sea una “idea de bombero”, lo que buscas es una solución y su consejo es bien recibido. De igual forma que el papá del niño, le quita hierro a la caída, le coge y le levanta para que siga jugando, así actúa tu amigo contigo.

Ahora viene lo bueno, no sé si te habrás dado cuenta, pero TU NOVIA NO ES TU MADRE Y NO TIENE PORQUE SER ALTRUISTA CONTIGO, recuerda, LA MUJER ES ALTRUISTA SOLO PARA CON SU HIJOS. Ella no está contigo por tu debilidad, sino por todo lo contrario. En una primera instancia parece que sería lo lógico compartir esa miseria por la que estés pasando con ella, “claro ella me va a entender, ella me comprende”. Pues resulta que ¡Va a ser que no! Ella actuará recogiendo a sus hijos del suelo y dándoles consuelo a ellos, pero no a ti, tu ya sabes levantarte solo que para eso eres un hombre.

Lo cierto es que al compartir esa debilidad con ella, en un primer momento sentirás ese “desahogo tan maternal” que buscas … porque lo buscas, lo buscas tú, lo busco yo y lo buscó Cristo (en su madre) cuando se lo llevaban a crucificar. Pero tú en realidad lo que quieres es resolver ese problema y salir de esa situación que te hace sentirte DÉBIL E INDEFENSO por la razón que sea que así te encuentres. Y ¡Enhorabuena! Mostrándole esa debilidad ahora a tu pareja femenina le acabas de entregar tus testículos en una bandeja, ten por seguro que si ha de utilizarla como instrumento para conseguir algo de ti, lo hará. No es tu madre, es tu pareja. CUANDO LE MOSTRAMOS UNA DEBILIDAD O UNA VULNERABILIDAD A NUESTRA PAREJA HA DE SER DE FORMA LIBRE Y VOLUNTARIA, CON EL ÚNICO OBJETIVO DE EMPATIZAR Y CONECTAR... ¡NUNCA PARA QUE ELLA TE SOLUCIONE UN PROBLEMA! Porque para eso precisamente estás tú. Nunca delegues en ella, o esperes que ella haga las veces de "hombre de la casa" que lo soluciona todo, porque no le corresponde.

La cuestión es, no esperar de ELLA, lo que ella no puede o no sabe darte, la mujer no tolera signos de debilidad en su pareja aunque en las películas sea siempre lo que pasa …¡ES MENTIRA! Haz la prueba (aunque te recomiendo que no lo hagas) o intenta acordarte de “aquella ocasión”. ¿Cuál fue su reacción aparte de empezar a sentirse igual o peor que tú, pasando a ser ella portadora de una desgracia mayor? ¿Obtuviste el alivio que anhelabas? Puedes esperar EMPATÍA por su parte, pero nunca una solución.

¿Mi recomendación? Cuando te sientas DÉBIL o VULNERABLE, habla con un amigo o con tu familia, que para eso están … Piensa que a ella, la conociste en la calle.


Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario