EL VOYEUR

Una mañana de domingo cualquiera, demasiado pronto para levantarse aún … Estás con los ojos abiertos y mirando al techo, medio desarropado con ganas de nada. Saliste el sábado noche de marcha, estás hecho polvo, pero ya no te vuelves a dormir. Estás dando vueltas sobre la cama mientras, ves como la luz entra por las rendijas de la persiana. No deben ser ni las 11:00 de la mañana aún y solo se escucha el murmullo del patio y los hijos pequeños de los vecinos de arriba que no dejan de dar la lata, ellos ya llevan un buen rato despiertos negándoles el merecido descanso a sus padres.

Después de media hora dando vueltas, por fin decides levantarte a hacerte el primer café del día, pones los pies en el suelo, te pones la primera camisa que ves y te enciendes el primer cigarro. Como la habitación es pequeña y enseguida coge el olor del tabaco, levantas la persiana y abres un poco la ventana para que salga el humo. Te apoyas en el marco y levantas la vista, parece que hace una mañana de domingo perfecta, hace un sol estupendo, nada de frío y no corre el aire. Piensas que “con el día tan bueno que hace, mejor me bajo al bar, me compro el periódico y me voy a dar una vuelta por el retiro a leerlo en el césped”.

Vas a matar el cigarro de la última calada, para meterte otra vez a cambiarte de ropa y te da por mirar abajo. Ves que la ventana de la cocina de las vecinas de abajo, dos mujeres bastante guapas de “sonrisa, hola y buenos días”, está abierta y escuchas el ladrido del perro … “¡¡¡Rocco …cállate ya, que ya te saco!!!”. El perro, que siempre cuando bajas por la escaleras y oye a alguien, se pone a ladrar como si lo estuvieran matando. Ves al perro desde arriba y a una la chicas azuzándolo para que se calle. Miras mejor porque la ves un poco en penumbra y hay algo que no te encaja … ¡resulta que la chica está desnuda! ¡La Virgen! No se debe haber dado cuenta de que se ha dejado la ventana de la cocina totalmente abierta y como hace bueno… pues ya se sabe … cada uno en su casa y dios en la de todos.

Te quedas congelado por un momento y no mueves ni un pelo, porque encima no se quita de tu ángulo y nerviosamente te enciendes otro cigarro en sigilo. De ahí no se mueve ni el dueño, escuchas que mientras juega con el perro, le está hablando la otra compañera, mientras te escondes un poco para que no te vea. Sigues fumando y te quedas embobado, hay que ver lo que guardan algunas bajo la ropa, lo ves y no te lo crees, pero … efectivamente, créetelo porque está ahí. Termina de hablar con la otra compañera y se incorpora para coger el collar del perro, que casualmente está colgado en el mango de la ventana, mira hacia arriba y en ese momento te escondes. ¡Casi te pilla macho! Vuelves a mirar otra vez y ya ha entornado algo la ventana … Has tenido suerte. Cuando te vuelvas a cruzar con ella por la calle o la escalera, te vas acordar de esto. Hay que ver menuda forma de empezar un domingo por levantarse un poco más temprano que de costumbre …

El VOYEUR: La palabra deriva del verbo voir (ver) con el sufijo -eur del idioma francés. Una traducción literal podría ser “mirón” u “observador”, con la connotación peyorativa del caso. El voyeurismo se da, en mayor medida, en hombres, mayoritariamente heterosexuales, ya que es el hombre el que depende más del sentido de la vista para alcanzar la excitación sexual. Las prácticas voyeuristas pueden variar, pero su característica principal es la de que el VOYEUR, también llamado “mirón” o “brechero”, no interactúa directamente con el sujeto observado, quien permanece casi siempre ajeno a dicha observación. Suele observar la situación desde lejos, bien mirando por una cerradura, por un resquicio, o utilizando medios técnicos como un espejo, una cámara, etc. La masturbación acompaña, a menudo, al acto voyeurista. El riesgo de ser descubiertos actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación. En lo que respecta a los rasgos de personalidad del voyeurista, estos sujetos suelen ser tímidos durante la adolescencia y con cierta dificultad a iniciar o mantener relaciones de pareja. No son sujetos especialmente propensos a poseer rasgos especialmente patológicos.

Puedes encontrar más información y detalles sobre este tema y muchos otros en referencia al sexo en INFORMACIÓN SEXUAL explicada de forma sencilla y simple.



Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario