PROTEGER TUS INTERESES EN LA PAREJA

Imagen cedida por Ana
--
Hoy es uno de estos días en los que parece que te levantas con el pie izquierdo. Abres los ojos y ves que ya es de día: “¡Mierda! … me he quedado dormido …”. Ayer no me dio tiempo a nada y tengo que salir pitando a coger un taxi para ir al trabajo, de camino encima … atasco en la Nacional 6 ¿Se puede pedir más? Lo bueno es que me ha llevado un taxista muy majo con el que he podido tener una conversación bastante interesante, además ha habido tiempo para ello. Normalmente me ocurre que las personas tienden a contarme sus cosas, gente que no me conoce de nada se abre sorprendentemente conmigo, es algo que me ha pasado siempre y que me ha ayudado a conocer a mucha gente. Me ha contado acerca de su vida y la verdad, no era ni la primera, ni la segunda, ni la tercera … Sino en infinidad de ocasiones me han contado historias semejantes.

La cuestión es que me ha estado hablando de su relación de pareja, no está casado pero ha cumplido ya bodas de plata con su pareja, con la cual comparte una hija de cinco años. Me ha hablado sobre todo del antes y del después que le ha supuesto tener a su hija y como el comportamiento de su mujer para con él, se ha tornado de afectuoso, amable, servicial y cariñoso a enormemente interesado, frío y calculador. Tenía este hombre la ilusión de montar un negocio en la playa donde poder retirarse con ella, que hasta el momento no ha podido alcanzar. Me ha comparado a su mujer con una sanguijuela … “¿Por qué?” le he preguntado. A lo que me responde: “Ya no es la misma de antes, parece que desde que hemos tenido a nuestra hija, solo pretende quedarse con todo y sacarme todo lo que pueda, por si algún día la dejo, cosa que no tenía pensada hasta que ella ha empezado a hacerme la vida imposible”. Continuaba: “Además tal y como está montado todo, el hombre es el gran perjudicado en una ruptura, separación y divorcio, porque ella está utilizando a nuestra hija como arma arrojadiza”. ¿Acaso esto no es maltrato?

A día de hoy y tal y como me contaba, su pareja utiliza la relación como un fondo indefinido de dinero, condiciones y justificante para según me daba a entender “Hacer lo que ella diga, cuando ella diga y como ella diga y si no… separación y ruina económica para mi”. Una cosa es bien cierta y es que cuando se genera legislación de carácter social, se busca ante todo la protección de la situación de la mujer y de los hijos, cosa que me parece lógica y correcta, ya que las cargas no son las mismas para los dos miembros de la pareja. La realidad es que es beneficiosa para la mujer, pero no es equitativa ni justa a menos que estas cosas se hagan de mutuo acuerdo, llegando a un pre-acuerdo que satisfaga a ambas partes. El hombre en este sentido está bastante desprotegido, puesto que ya sea mediante juicio, acuerdo o pacto hay una cosa que es siempre segura: LE VA A TOCAR PAGAR, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE SU PAREJA CAMBIE PARA MEJOR SU SITUACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA. Podemos ver también que en el caso que el hombre quiera tener la custodia de sus hijos, siempre está en desventaja absoluta con respecto a la mujer.

De igual forma, conozco de primera mano casos muy concretos de hombres sometidos a maltrato psicológico por parte de sus parejas y que saben que si abandonan la relación-hijos por medio-VAN A TENER SERIOS PROBLEMAS ECONÓMICOS PARA PODER SEGUIR ADELANTE CON UNA VIDA MÁS O MENOS DIGNA. Simplemente … no está contemplado, ni parece que sea políticamente correcto que la parte masculina salga bien parada o tenga un régimen de protección social cuando de pareja se trata. De esto se trata, esto ya no es amor, es una esclavitud dentro de la pareja en la que el hombre ha ido cediendo continuamente su terreno en el beneficio supuesto de mantener una estabilidad familiar. Aunque como podemos ver, de forma mal entendida, puesto que esta dinámica NO FAVORECE UNA ESTABILIDAD SANA, SINO UN DESEQUILIBRIO.

En el artículo de Franco -About Fairness and Female Relationships- que viene a ser algo así como “Acerca de la equidad y relaciones con las mujeres”, el autor hace mención a lo que podríamos llamar Fair Play o “Juego limpio”, diciendo que LA EQUIDAD EN EFECTO, ES UN CONCEPTO MASCULINO y que la mujer por naturaleza, dentro de una relación de pareja, solo es generosa hacia sus hijos. La verdad es que todos los cambios a un nivel psicológico y hormonal que sufre una mujer después de haber tenido hijos, darían para escribir un libro completo - EL CEREBRO FEMENINO de Louann Brizendine, Editorial RBA – en el que podréis ver esto con mucho más detalle.

A donde quiero llegar es que, muchos de nosotros nos hemos planteado alguna vez en nuestra vida formalizar una relación, vivir en pareja, tener hijos, etc. Y que quizás lo veamos como un MODELO IDEAL DE CONVIVENCIA sin asumir que las cosas cambian una vez que se tienen hijos, que no es una leyenda urbana o una teoría, cambiando también nuestro orden de prioridades y la propia relación de pareja. La cuestión es que, si eres hombre y estás dispuesto a dar un paso similar te conviene asumir cuanto antes esto, efectivamente LAS COSAS CAMBIAN y cuanto antes lo aceptes mejor.

Para poder llevar una relación de este tipo bien y al día … ¿Qué se puede hacer? ¿CÓMO PUEDO CONSEGUIR COMO HOMBRE LLEGAR A UNA RELACIÓN EQUILIBRADA? Desde el primer hasta el última día, no se puede descansar, en el sentido que cada cosa tiene su precio. Cuando amamos a una mujer, no nos cuesta dar, es más, es algo que nos agrada y que nos hace sentir bien, ofrecerle lo que tenemos, nuestro esfuerzo y lo mejor que hay en nosotros para que lo disfrute. Los problemas vienen cuando empezamos a ceder y a funcionar en función de sus demandas, cuando empezamos a dar bajo petición y no cuando sale de nosotros. ELLA NUNCA TE VA A DECIR QUE NO, bienvenido sea tu esfuerzo a casa y a un fondo de inversión sin límite, cada una de las cosas que hagas por construir y mejorar la relación.

Recuerda que eres una persona, no una planta y que al igual que das tienes en justicia derecho a recibir tanto o más de lo que estás dando, nunca menos. Este equilibrio es algo complicado, es muy teórico, puesto que por el momento no he conocido a la pareja perfecta. Si alguno de vosotros la conoce, que me mande una foto para enmarcarla. DEBEMOS QUITARNOS LA IDEA DE LA CABEZA, DE QUE PROTEGER NUESTROS INTERESES DENTRO DE LA PAREJA NO ES "LEGAL". En este sentido tenemos que ser realistas y querer a nuestras mujeres, pero con los pies en el suelo. SIN RENUNCIAR EN NINGÚN MOMENTO A NUESTRAS NECESIDADES E INTERESES. Esta es la clave, que si das, primero que sea porque tú quieres dar … No porque sea algo que te haya sido impuesto, o porque sea una condición o ARO que debes cumplir para cubrir una necesidad, NO …¡De eso nada! En el momento que sientas que estás “pagando por algo” es cuando has de echar el freno. Si no te sientes libre, lo mejor que puedes hacer es salir de ahí, exponer una DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS, primero contigo mismo y después con ella. El ser humano ha nacido en libertad y en libertad debe continuar hasta el fin de sus días, independientemente de cual sea su estado civil.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

Referencias:

About Fairness and Female Relationships, Version Original en Inglés

Podéis encontrar los artículos de Franco traducidos en Éxito Social:

Calibrando el confort de una mujer

Betaizando al Macho Alfa

El Control de la Necesidad

Ponle barreras mientras la Seduces
Publicar un comentario