ONASSIS

Aristóteles Sócrates Onassis (15 de enero de 1906 - 15 de marzo de 1975) fue el magnate griego más famoso de la industria naviera del siglo XX.

Biografía

Onassis nació en Izmir (Esmirna), en el Imperio Otomano, en una familia de clase media griega. En el momento de su nacimiento, Esmirna tenía una importante proporción de griegos entre sus habitantes. Tras ser ocupada brevemente por Grecia entre 1919 y 1922, después de la victoria aliada en la Primera Guerra Mundial, la ciudad fue recuperada por Turquía y las propiedades de la familia Onassis se perdieron, forzándola a regresar a Grecia como refugiados.

En 1923, Aristóteles Onassis abandonó su país de origen en dirección a Argentina, donde, tras un difícil comienzo, relanzó el negocio familiar del tabaco. En 1925, recibió la doble nacionalidad, griega y argentina.

En 1927, con apenas US$ 250 partió en dirección a Argentina, donde tentaria una nueva vida. En Buenos Aires, falsificó su identidad para “envejecer” seis años y estar en condiciones legales de trabajar. Se hizo telefonista y en las horas libres, estudiaba por cuenta propia el mercado financiero. Con los pocos ingresos obtenidos por especulación, pudo comprar ropas sofisticadas, pasando a frecuentar la alta sociedad de Buenos Aires.

Al poco, las ganancias de Onassis se tornaron mas significativas y, con la ayuda de su padre que permanecía en Grecia, se aventuró en la importación de tabaco turco. Cuyo consumo entre las mujeres puso de moda en los años 20, por mediación de una actriz de cine. Su contacto con su tierra natal aumentó, y le decidió a volver, pero se mantuvo en la exportación de tabaco. Para ampliar su capacidad de transporte de tabaco, compró dos navíos en Canadá. En la década de los 30 se inició en la industria naval y, a la edad de 25 años, ganó su primer millón de dólares. Hacia 1932, Aristóteles se había convertido en un hombre de negocios que contaba con buques, petroleros y balleneros.

Posteriormente a un problema burocrático en el puerto de Roterdam, Onassis cambió la bandera de sus barcos, ahora con registro de Panamá. Con eso, trámites como número de tripulantes, impuestos y tipo de carga pasaron a ser resueltos con más rapidez, barateando sus procesos. Creativo, conseguía empréstitos bancarios con constância, aumentando el tamaño de su flota.

Siguiendo el principio O.P.M. (Other People Money, el dinero de otros) inventado por el comerciante, naviero e inversor inmobiliario Daniel Ludwig, Onasis, dueño de una pequeña flota de barcos mercantes viejos comprados al ejercito norteamericano, en su mayoría, con la cual hacía transportes para una compañía petrolífera, convenció a la Metropolitan Life Insurance Company de que le hiciera un préstamo de 40 millones de dólares para la construcción de barcos nuevos, ofreciendo como garantía su contrato con la petrolera. El préstamo sería de la misma duración que su contrato con la petrolera. Onasis evocaba a menudo aquel episodio crucial en su carrera " Era como si le prestaran dinero a alguien que se proponía alquilarle una propiedad a Rockefeller. Que la casa tuviera agujeros en el techo no tenía importancia alguna, si Rockefeller consentía en alquilarla, con eso le bastaba al prestamista". Este principio está hoy en día muy difundido. Es el principio de la inversión inmobiliaria. Cuando se pide prestado para comprar un inmueble a plazos, en realidad es a los compradores a quienes les presta el banco. Y son ellos quienes devuelven el dinero. Pero el inmueble, a fin de cuentas, pertenece al inversor (el banco).

Patriota griego convencido, en 1939 poseía una flota de petroleros, con la cual sostiene a los aliados. En 1954, Onassis había sido investigado por el FBI por fraude contra el gobierno norteamerican . Se le acusaba de haber violado una disposición según la cual todos los buques con bandera de Estados Unidos debían pertenecer a ciudadanos de ese país. El magnate finalmente se declaró culpable, y pagó una multa de 7 millones de dólares. En 1957, fundó Olympic Airways (hoy Olympic Airlines), la primera línea aérea de bandera griega.

Vida personal

En lo que se refiere a su vida personal, Onassis conquistó y se casó el 28 de diciembre de 1946 con Athina Mary Livanos, hija del magnate naviero Stavros Livanos. Para muchos fue un matrimonio muy conveniente para Onassis ya que aprendió el negocio naviero a costa de Livanos. Con ella tuvo dos hijos, Alexander (30 de abril de 1948- 23 de enero de 1973) y Christina (11 de diciembre de 1950-19 de noviembre de 1988), ambos nacidos en Nueva York. A pesar de que ambos estaban oficialmente casados, Onassis mantuvo un sonado affaire con la diva de la ópera también griega, María Callas. De acuerdo con Greek Fire: The Story of Maria Callas and Aristotle Onassis, de Nicholas Gage, Callas dio a luz a un niño el 30 de marzo de 1960, que vivió pocas horas. Callas intentó repetidamente que el magnate contrajera matrimonio con ella, a lo que el se negó bajo variados pretextos.

La vida bastante disipada de Aristóteles Onassis hasta antes de la llegada de Kennedy, transcurría entre cruceros con invitados del mundo del espectáculo y la nobleza europea, en su yate de lujo, "Christina" por el Mediterráneo, el mar Egeo y la Costa Azul, la isla privada de Skorpios y sus negocios que dirigía a distancia.

La relación terminó abruptamente cuando un Onassis deslumbrado dejó sin mayores miramientos a María Callas para casarse con Jackie Kennedy, viuda de John F. Kennedy, el 20 de octubre de 1968. Jacquie Kennedy insistió en casarse para no escandalizar a sus hijos de corta edad. A lo que el magnate accedió encantado, dejando de paso a Callas devastada sentimentalmente.

Se estableció un acta matrimonial secreta que declaraba que en caso de muerte del marido o divorcio, Jacquie recibiría la tercera parte de su fortuna y bienes, Onassis la firmó sin regaños. Pasado un tiempo, Jacquie evidenció tener gustos extravagantes y costosos que un afligido Onassis debía satisfacer a costa de elevadas sumas de dinero, recursos y personal a su servicio; pronto se hastió de ella. Por ejemplo, para el desayuno matinal, el avión personal de Onassis debía volar más de 300 km en la mañana, a una isla cercana a la isla de Skorpios para traer un tipo de pan que a Jacquie le encantaba para su desayuno. Además siguiendo el estilo que tuvo en la Casablanca cuando era Primera Dama, cambió suntuosos y elaborados decorados por arreglos aun más costosos y a gusto de ella, haciendo desaparecer cualquier huella de María Callas en su residencia. Jacquie pasaba la mayor parte del tiempo de compras y la vida marital se volvió vacía para Onassis.

Pronto Onassis se sintió defraudado con su cada vez más esquiva y costosa esposa y volvió sus ojos a María Callas. Callas fue quiza el amor de su vida, hecho evidenciado por lo poco que duró la felicidad en su matrimonio con Jacqueline, unión que intentó disolver de manera temprana. Jacquie le era esquiva maritalmente y además detestaba el hedor a tabaco que envolvía a Onassis. El 23 de enero de 1973, su hijo Alexander fallecía en un accidente de aviación y eso lo sumió en una profunda depresión de la que nunca se sobrepuso.

La Callas nunca le perdonó a Onassis el desaire. Mientras estuvo casado con Kennedy fueron muchas las veces que trató de encontrarse con Callas; de hecho, voló a París para verla después de la muerte de su hijo Alexander, en un accidente de avión.

Durante este encuentro, Callas le dijo "Ojalá nuestro hijo hubiera vivido". Callas lo rechazó dignamente y nunca más se volvieron a encontrar físicamente. Onassis se sumió en la soledad y la depresión.

Al igual que María Callas que no pudo superar el abandono del magnate y nunca se lo perdonó, Onassis nunca se recuperó de la muerte de su hijo.

Onassis sumido en una depresión y además de ser excesivo fumador de puros, murió en Neuilly-sur-Seine, Francia, a causa de una neumonía bronquial a la edad de 69 años. Jacquie guardó un luto aparente por la muerte de su marido, mientras sus abogados corrían a validar el acta de matrimonio.

Su hija Christina fue designada heredera universal, pero Jackie Kennedy reclamó la tercera parte de las posesiones del magnate, como estaba estipulado en el acta de matrimonio. Se entabló una disputa legal entre Christina y Jacquie.

Tras la muerte de Chistina, los dos tercios restantes de la herencia pasaron a su única hija, Athina Roussel, quien contrajo matrimonio, el 3 de diciembre de 2005, a la edad de 20, con Álvaro de Miranda Neto, un conocido jinete de origen brasileño.


Publicar un comentario