EL ENCUENTRO FAMILIAR

Después de una victoria del Real Madrid que me sabe a doble victoria, no solo porque haya sido en Barcelona, sino porque hacía tiempo que no veía un partido de fútbol con mi padre, me ha entrado ganas de felicitaros a todos las fiestas, a sabiendas que muchos de vosotros sois culés declarados. Sin rencores ¿OK?

Me gustaría que este año, tomáramos el encuentro familar con mayor conciencia. Me refiero a que muchas veces estamos buscando afectos, valoración, validación y otras píldoras emocionales fuera de casa y nos olvidamos que tenemos bienes valiosos como son la FAMILIA Y LOS AMIGOS. Seguro que en estos últimos días, más de uno nos hemos visto desbordados por la cantidad de cenas, fiestas y encuentros sociales que son típicos de los días anteriores a las fiestas. Te despides de los amigos, de los compañeros de trabajo, de tu chica, de las personas que forman parte de tu realidad cotidiana para volver a juntarte con la FAMILIA y recuperar un poco el hilo de tus orígenes.

Estas dos últimas semanas han sido intensas en cenas y reuniones, borracheras y fiestas con los amigos, tanto, que al menos a mi, el cuerpo me pide un descanso... uno ya no tiene 18 años. Espero que este descanso me dure al menos hasta Noche Vieja, en la que me reuniré con otros amigos a los que tengo ocasión de ver poco, pero que cuando les ves, tienes la sensación de que os visteis ayer. Afortunadamente, otros amigos míos también vienen a Madrid por estas fechas, amigos míos que un día decidieron vivir su vida fuera de mi querido Madrid, Y A LOS QUE ECHABA DE MENOS. Podré sacar tiempo para verlos y disfrutar de ellos, quizás más que cuando les tenía a "mi completa disposición" por proximidad. Así que tocará PONERSE AL DÍA de lo que cada uno hemos ido viviendo en su medio habitual.

En cuanto a la familia, aquella gran desconocida... No es que los eche mucho de menos, ya que los tengo a media hora en metreo desde mi casa, no es el caso, pero si que me apetece dedicarles más tiempo. A mi hermano sobre todo, que en breve se irá a buscarse la vida como es natural a su edad y a quien seguro echaré más de menos. Esto es lo bueno, echar de menos... es como si fuera la señal que te activa a VALORAR lo que a menudo tienes al alcance de la mano y que das por hecho. Esta es la clave de todo esto ¿verdad? EL PRINCIPIO DE ESCASEZ y es que parece, que el ser humano en las relaciones está programado para actuar "al revés". Uno siempre parece que valora más aquello que no tiene, porque lo que ya tiene, lo da por hecho.

La cuestión sería no dar por hechos todos nuestros bienes, quizás seríamos más felices si valoráramos más todo aquello que nos rodea, en ves de aspirar y suspirar continuamente por aquello que nos falta, o que creemos que necesitamos, simplemente porque a lo mejor no haya llegado el momento. La IMPACIENCIA, mi mayor defecto, el famoso "lo quiero ¡ya!" que te hace ver muchas veces la realidad diaria cuesta arriba. Sinceramente, me gustaría ya tener una casa propia, me gustaría formar una familia y ser el presidente de mi compañía ... y todo esto me gustaría ¡YA! pero parece que todavía, me queda mucho por recorrer para que todos estos deseos sean una realidad.

Miro a mis padres, y veo que en este sentido ellos ya tienen todo esto conseguido, si bien no de forma ideal, como a mi me gustaría, si lo han alcanzado con el tiempo y el trabajo diario. Muchas veces le digo a mi niña "VOY A PEGAR EL PELOTAZO", porque siempre ando pensando algo nuevo. la cuestión es que tengo que trabajarlo, dedicarme a cada idea, ya que "EL PELOTAZO" no sale solo y uno, puede perderse haciendo castillos en el aire, olvidándose de lo que ya tiene ganado y en lo que también debe invertir su tiempo: LA FAMILIA, nuestra base en esta sociedad.

Cierto es que no la hemos elegido, cierto es que "nos ha tocado" y que quizás no sea la que hubiéramos puesto como favorita en un concurso, pero es la que tenemos y es la materia prima con la que contamos para formar parte de la sociedad. Si vosostros compartís mi inquietud de ser fundador vuestra propia familia, me entenderéis. Si conseguimos invertir en ella el tiempo suficiente, después a la hora de fundar una, sabremos en mayor o menor medida, QUÉ ES AQUELLO QUE NOS GUSTARÍA MEJORAR EN LA PROPIA FAMILIA, CUANDO LA TENGAMOS.

Uno para saber a donde va, siempre ha de saber de donde viene y qué es lo que tiene como punto de partida. Por ello, quisiera invitaros en estas fechas, a valorar más lo que tenemos o teníamos en casa de nuestros padres, ya sea mejor o peor de lo que nos imaginamos que algún día viviremos por nuestra cuenta ... Realmente, ver a nuestros padres, puede hacernos ver que e slo que podríamos aprender de ellos, para serlo nosostros algún día y si e sposible, que sí lo es: MEJORARLO.

Por último, quiero desearos a todos una FELICES FIESTAS, e invitaros a que valoreis más lo que teneis más cerca y que a menudo pasa desapercibido.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario