UN PACTO CON MADRID, por EL NAVEGANTE

Este fin de semana he estado en Madrid y he vuelto a ver a un gran amigo, que mas que un amigo es un hermano, al que conocéis como Arcángel.

Hace ya mas de dos años que deje esa ciudad, Madrid, a la que antaño había creído maldita y hoy se abre a mi como un lugar lleno de encanto, luz y vida. Quizás la sombra que yo le atribuía no era mas que las tinieblas que yo mismo llevaba dentro.

En aquella época nos quedamos los dos sin amigos, sin amores, sin familia y en las tinieblas, donde se forjo una gran amistad en la noche y en los rincones de esa ciudad que recorríamos incansablemente como si en la próxima calle, en el próximo pub nuestra vida fuera a cambiar, pateando esos lugares y la vida con toda la rabia que llevábamos por dentro.

En aquella época me sacaba del cuerpo un hierro podrido y oxidado que me corroía por dentro, la dependencia de una relación que hirió mortalmente... y siempre hubo una mano que me agarraba del móvil, "no la llames, joder".

Hoy mirando atrás me doy cuenta de que esos días fueron duros, pero preciosos en mi vida, como un viaje que es duro pero luego se recuerda con cariño, un viaje que no hice solo, una etapa de la que solo recuerdo las noches, pero una etapa en la que el dolor nos hacia sentirnos vivos.

La vida me llevo lejos de estas calles, la vida me enseñó que la oscuridad no esta en lo que te rodea, sino en lo que llevas dentro... Arcángel, al que antaño habría creído maldito, hoy se abre lleno de encanto, luz y vida.

Siento pena y una cierta rabia de no poder compartir el día a día de ese camino y de que encuentres nuevos viajeros. Me hablas chino cuando hablas del libro que estás terminando, del alfa y del beta y quizás solo entienda el termino "SEÑO" en tu nuevo vocabulario. Diría que nuestros senderos son opuestos, ya si no fuera porque en el fondo seguimos buscando lo mismo, ser.

En cualquier caso... felicidades por tus duelos, animo en tu camino, cuenta conmigo.

Gracias

EL NAVEGANTE.

Encontrareis el artículo original en BITÁCORA
Publicar un comentario