ORGASMO FEMENINO & CONFORT

Imagen cedida por Paris
--
La verdad es que cuanto más experimento y más leo, más información intento asimilar, aprender y aplicar, más cuenta me doy de lo ignorante que soy… Pero basta con encontrar a alguien que tenga la suficiente paciencia para explicarte las cosas como son, con sus causas y motivos y entonces es cuando empiezas a entender.

Me acabo de enterar esta misma mañana yendo hacia el trabajo de unas cuantas cosas que no sabía a cerca del orgasmo femenino y veo justo y necesario, compartirlo con vosotr@s. Cuando autores como Franco, Mario Luna o Mystery hablan de generar CONFORT justo en la etapa previa a la Seducción, no lo hacen pura y simplemente para llevarse a la mujer a la cama, todo tiene un fundamento y un circuito biológico cuyo funcionamiento desconocía hasta hará escasamente un par de horas.

Todo comienza en el cerebro de la mujer, o como a mi degusta llamarlo “La Caja de Pandora”. En lo que al disfrute del sexo se refiere, al placer y a poder llegar al ORGASMO intervienen dos partes del cerebro femenino:

CÓRTEX PREFRONTAL: la parte que controla el vaivén emocional, es la barrera que actúa para evitar que las emociones se disparen o resulten desmedidas. Es mayor en las mujeres que en los hombres y en ellas madura 2 años antes. Es la única parte que tiene control sobre la…

AMÍGDALA: parte del cerebro reptiliano original, donde se localizan los instintos primarios: la supervivencia y la conservación, en el caso femenino es de menor tamaño que el masculino.

Para que una mujer pueda disfrutar de su sexo, ha de sufrir antes un “apagado” de la amígdala. Sin que se de esta inhibición una mujer no podrá llegar al orgasmo debido a que se siente “alerta”, ya que sus miedos potenciados por los condicionantes sociales, por la falta de seguridad o bien por falta de confianza al hombre que pretende intimar con ella no le van a dejar. Aquí vemos que la conocida RUM (Resistencia de Último Momento) TIENE UN FUNDAMENTO CEREBRAL Y NO ES ALGO QUE SE PUEDA TRATAR CON SIMPLES RUTINAS SIN ENTENDER PREVIAMENTE CUAL ES SU ORIGEN. Quiero decir con esto, que una mujer necesita a un nivel físico o biológico esa CONFIANZA & CONFORT, no se trata pues ni de un factor cultural, ni aprendido… Quizás conozcas en profundidad la anatomía sexual femenina, quizás tengas unas técnicas sexuales dignas de un actor porno, quizás te guste hacerle SEXO ORAL a tu pareja, pero si no sabes hacer que tu pareja se sienta cómoda y en confianza puedes estar dándole vueltas a su CLÍTORIS durante horas, que sólo conseguirás irritárselo y o bien, terminará diciendo que pares o bien fingirá un orgasmo para que no te sientas mal.

Es posible que no seas el culpable directo de esta falta de confianza, es posible que haya tenido una mala experiencia asociada al sexo durante su infancia o adolescencia, es probable que tenga algún trauma asociado a una figura masculina que le hace desconfiar de ti cuando te acercas a ella… las cosas a veces no son tan aparentes. Los nervios de la punta del clítoris conectan directamente con el centro cerebral del placer sexual, por lo que es muy difícil que una mujer que no se encuentre plenamente relajada a nivel consciente llegue al estado de ORGASMO.

Puedes ser un novio enamorado al 100%, pero si ella tiene algo que le haga preocuparse, o una experiencia anclada del pasado que le haga desconfiar, o simplemente te ha conocido esa misma noche y realmente no sabe cuales son tus verdaderas intenciones con ella… También puede creer que su marido le es infiel, o que después de que haya pasado el sexo su novio puede dejarla por otra, o que tenga a uno de sus hijos enfermo, un problema laboral que le ha afectado, un conflicto familiar inesperado, o hay un pensamiento o duda que le quita su paz interior y no le permite relajarse. Es posible que una anterior relación que haya mantenido durante años, la haya acostumbrado a una determinada manera de practicar el sexo y tardes en conectar sexualmente con ella, ya que esté acostumbrada a ello.
--

Imagen cedida por Paris

Como hombres, lo natural es que busquemos un POR QUÉ, siempre buscamos razones para todo. Falta de CONFORT, COMODIDAD, CONFIANZA, COSTUMBRE o UN POSIBLE TRAUMA PESAN MUCHO MÁS PARA ELLA QUE NUESTRA CALIDAD COMO AMANTE, O SI LA TENEMOS MÁS GRANDE O MÁS PEQUEÑA. Nuestro ego masculino enseguida nos empujaría a poner un mayor empeño y energía en el acto sexual en sí, ya que parece que “no se entera” de nuestras caricias, le propondríamos cambiar de postura, le propondríamos darle placer de otra manera, le preguntaríamos… ”CARIÑO… ¿TE LO ESTOY HACIENDO BIEN?”. Ella probablemente te diga que si, que no es culpa tuya, que no te preocupes. A ti probablemente te sonará a chino, o no la creerás, o te empeñarás en hacer un esfuerzo extra para satisfacerla, o te acomplejarás pensando que no eres lo suficiente bueno para ella, etc. Esto si pensamos con lógica masculina, sobre todo si le estás haciendo algo en la cama que sabes a ciencia cierta que a ella le gusta porque ya lo habéis hecho otras veces.

En vez de montarnos todas estas preguntas en la cabeza, quizás debiéramos parar, hablar un rato con ella, preguntarle “Cariño, ¿Te traigo algo de la cocina y hablamos? ¿quieres una Coca Cola?”. O simplemente parar, abrazarla, hablar con ella un rato, cambiar el sexo directo por tacto, por caricias mientras hablas con ella. En resumidas cuentas HACER QUE SE SIENTA CÓMODA, es posible que no seas la razón de su incertidumbre, duda, problema o inquietud. Si fuera así no se habría metido en la cama contigo ¡piensa eso! Lo que le hace falta es sentirse 100% segura y cómoda, tranquilizarse, acostumbrarse a ti si es vuestro primer encuentro sexual. Si ella no se siente SEGURA y CÓMODA su AMÍGDALA seguirá activada, seguirá activado su sensor de conservación, seguirá estresada y su capacidad para sentir placer seguirá obstruida.


Todavía su parte racional, con la que podemos interactuar EL CÓRTEX PREFRONTAL, no se ha enterado de que realmente puede estar segura con nosotros, tenemos que hacerle ver a su córtex que somos de fiar, aunque no se lo digamos con palabras. Emitir las señales necesarias que la den confianza y no “seguir empujando”, tiempo y paciencia porque quizás en ese momento no puedas tener tu fiesta ni ella su ORGASMO, pero merece la pena ¿no crees? ¿O acaso quieres sufrir un “dolor de cabeza” que dure días, semanas, meses, etc con tu mujer? Sino estás casado o emparejado, una Resistencia de Último Momento que se perpetúe por falta de comunicación…

La referencia bibliográfica que puedo daros es “EL CEREBRO FEMENINO” de Louann Brizendine, Editorial RBA.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario