DIFERENCIAS, por STEEL

Hoy me he levantado con una vena filosófica, después de una conversación que mantuve sobre los hombres con una magnifica amiga y mejor persona, y he decidido plasmar por escrito estas reflexiones. Se que esto levantará ampollas en la comunidad masculina, pero me apetece hacer participes a los hombres de unas reflexiones que todas las mujeres nos hacemos en algún momento de nuestra vida, generalmente cuando estamos destrozadas anímicamente, después del que sinvergüenza de turno nos haya roto el corazón, las ilusiones y en algunos caso la vida.

Los hombres ( en general, siempre hay honrosas excepciones) son egoístas por naturaleza, o quizás no, quizás la naturaleza nos haya hecho a nosotras, las mujeres, excepcionalmente generosas, con el fin de que se olviden de ellas mismas y saquen adelante a su prole. Muchos de vosotros diréis: Vaya tontería como si los hombres no se sacrificaran por sus hijos y trabajaran por y para ellos. Pues de tontería nada, decidme que hombre pariría o se quedaría embarazado aguantaría 9 meses de nauseas, mareos, dolores, retención de líquidos, incontinencia de orina, engordaría hasta lo grotesco, aguantaría el parto, y luego las complicaciones de la lactancia (mastitis, etc). Perdonadme que os diga, que estoy totalmente de acuerdo en la típica frase que decían nuestras abuelas de: “ si los hombres tuvieran que parir, ya se habría acabado la especie”. Pues bien esta entrega, este olvidarse de una misma en beneficio de los demás, que hace que se perpetúe la especie, también es nuestro talón de Aquiles en las relaciones sentimentales. Talón de Aquiles, que las nuevas generaciones están superando, ya que parece que el egoísmo esta alcanzando nuevas cuotas en las mujeres, que sin duda las evitará sufrir y sacrificarse innecesariamente, pero que sin duda redundará en cambios drásticos en las relaciones familiares.

Pero bueno a lo que iba que es hablar de los hombres y de cómo se relacionan con las mujeres. Las mujeres siempre pretenden que el hombre las ame, y un hombre que en lo único que piensa es en sexo dirá, ¡Serán tontas, se pueden acostar con quien quieran y solo quieren hacerlo con uno!. Esto se debe a que las mujeres bien hormonalmente, bien por educación, bien por ........ por lo que sea, magnificamos el sufrimiento que nos produce un problema sentimental. Tardamos ( en general) más que un hombre en superar este tipo de problemas, lloramos, buscamos culpables, tratamos de entender que paso ( como si entender a un hombre fuera posible) y por último si alguna amiga nos ayuda buscamos venganza. Todas estas fases pueden durar desde tres meses a dos años, dependiendo de lo importante que fuera la relación y el daño que nos hayan infringido.

Mi amiga se quejaba del egoísmo de su padre que se había separado de su madre, al que apenas veía porque tenia novia nueva, con la que empezó a salir , por supuesto, antes de la separación. Su padre no solo no tiene tiempo para sus hijos el pequeño de 14 años sino que muchas veces no pasa la pensión de alimentos para ellos. No estoy hablando de que el padre de mi amiga sea malo, de hecho durante dos semanas que rompió con la novia, intentó ver a sus hijos casi a diario y les invitaba a todo, una vez recuperada la relación, ha vuelto a ni llamarles. Este hombre de mediana edad, ejecutivo importante, inteligente, con un estupendo sueldo, sabe que sus hijos le necesitan, sabe que debería hacerles un hueco y ocuparse de ellos, pero no lo hace, solo les ve si él les necesita a ellos porque se encuentra solo, deprimido, angustiado, etc. Este hombre como casi todos, antepone un buen polvo ( así define a su novia) a sus hijos.

En este caso estoy segura de que el padre de mi amiga, quiere a sus hijos, pero..... él es lo primero, él y sus apetencias. El hombre en general solo se sacrifica si esta profundamente enamorado o encoñado, depende de cada uno. La mujer por el contrarío prende desde pequeña a ceder, a sacrificarse, a ser la última, en definitiva a inmolarse por cualquiera a quien quiera un poco, y lo cierto es que una mujer suele querer a mucha gente, a su familia, a sus amig@s, a sus compañer@s, en definitiva a cualquiera que pase por ahí y la necesite. Quien no ha visto a las amigas cerrando filas cuando una de ellas tiene problemas con el novio o ha roto con él. Quien no ha visto a un grupo de chicas sirviendo de apoyo, prestando la oreja, o dando ánimos. Son los sentimientos lo que hace grandes y fuertes a las mujeres, una mujer es capaz de todo para sacar adelante a los que quiere, y a la vez son los sentimientos los que hacen a las mujeres tremendamente frágiles y dependientes.

Mi amiga se quejaba de que ya no quedan hombres decentes, que los hombres hoy en día juegan con los sentimientos de las chicas, se levantan el ego a costa de humillar a las mujeres. Que los hombres que merecen la pena o son gays o están casados. Que los hombres solo quieren cama y una vez que la consiguen, si te he visto no me acuerdo. Cuando mi amiga estaba aún superando la separación de sus padres, el abandono de este, un cambio de trabajo, y los problemas económicos que todo esto lleva, conoció a un chico “estupendo” que la enamoró y con el que empezó a salir. El chico le dijo a mi amiga que era fantastica, estupenda, que le habían roto el corazón, y que desde que le pasó esto no se enamora, pero que esta deseando enamorarse. Era encantador, educado, 7 años mayor que ella, con casa, trabajo, en fin un príncipe azul, que se quedó en azul a secas en poco tiempo.

Una amiga de toda la vida, siempre dice que el primer mes manda siempre la mujer. La mujer no tiene las mismas apetencias sexuales que el hombre, y ese primer mes es cuando el hombre haría lo que fuera por “pillar”. Pero después de ese mes, si la mujer no se ha desecho del hombre porque no le interesa o no le gusta, ella habrá empezado a meter sentimientos y eso duele. Cuando un chico que parece encantador, sincero, educado, culto y amable se te acerca, en un primer momento desconfías pero si el chico es persistente, acabas creyéndole y al menos que seas una psicopata, acabarás metiendo sentimientos, en el mejor de los casos, cariño, confianza, compañerismo, en el peor de los casos enamoramiento. ¿Por que digo en el peor de los casos?. Si después del cortejo, la chica se enamora, se esta acostando con el chico, y se da cuenta de que para él solo ha sido un juego, un capricho y que la trata como a un objeto, “un agujero”, que el no siente por ella, nada mas que una necesidad física, ella se sentirá engañada, humillada, utilizada, sola. Como las mujeres tendemos a culpabilizarnos de todo, empezará a flagelarse, con el ¿ Como no me di cuenta?. ¡Que tonta he sido!, empezará a comer chocolate y se deprimirá mas al ver que si bien el chocolate la hace sentir bien, también la hace engordar, y entonces se deprimirá más, por sufrir por alguien que no merece la pena, por no poder apartar el sufrimiento, y encima porque el tipo ese no solo la hace sentirse mal, sufrir, sino que encima la hace engordar.

Seguramente muchos de vosotros pensará bueno, mientras duró lo paso bien ¿No?. Al menos tuvo emociones. Si esto mismo lo lee una chica, pensará pobre, sabrá que la chica tendrá ante si una larga travesía por el desierto emocional, del que saldrá con la ayuda de sus amigas, pero que si bien la herida curará las cicatrices permanecerán para siempre, y seguramente pierda una buena oportunidad de conocer un buen chico, simplemente porque ya no se fiará de él.

Las personas hombres y mujeres deberíamos ser sinceros, decir claramente al otr@ que queremos o buscamos en una relación, y que el otr@ decida. Pero claro eso nos haría perder oportunidades, y si eres egoísta y solo buscas tu propia conveniencia, preferirás recurrir al engaño o a las medias verdades. Si a una chica la dices que te gustaría enamorarte, pero que no has encontrado a la chica adecuada, que ella te gusta, y que te gustaría salir, esta chica entenderá que lo vas a intentar, que vas a salir con ella en exclusiva, no que mientras te acuestas con ella, vas a tener al retortero otras cinco o las que puedas, y aunque la mayoría se darían con un canto en los dientes de conseguir otra más además de la susodicha victima, intentarlo lo intentan.

Hombres y mujeres hablamos idiomas distintos, si bien es verdad que las nuevas generaciones están cambiando y muy deprisa, y con el tiempo el hombre posiblemente sea el que se sienta utilizado en función de su físico y lo que aporte en la cama. Hay muchísimas niñas jovencísimas, que no meten ningún sentimiento al acostarse con un chico, y conscientes de que si se quedan embarazadas pueden decidir tener o no tener el niño, algo que el chico no puede decidir, y luego destrozarle la vida “al orgulloso papa” pidiéndole una pensión alimenticia para los próximos 25 años del niño, se relacionan con los hombres de tu a tu, sin sentimientos y dependencias emocionales.

Nosotros decidimos en que mundo queremos vivir, y con nuestros actos nos encaminamos a él.


Steel
Publicar un comentario