MOMENTO PERFECTO, por SYNAPH

Apenas hace unos días leía con ansia el relato de lo vivido por un brillante y joven amigo. Conforme avanzaba a través las emotivas líneas por las que nos desgranaba paso a paso como habían llegado a ese momento único en que sus emociones le sobrepasaron de una manera que en contadísimas ocasiones se produce, mi mente recreaba aquella noche increíble donde sentí, con la misma infinita intensidad que él narraba, el universo entero entre nosotros dos.

Ya en frío, comencé a darle vueltas al proceso que nos llevo a ambos, y seguro que a muchos otros, a vivir algo así, un momento perfecto, un instante único. El imaginario colectivo ha plasmado hasta la saciedad ese instante donde los amantes sienten que son omnipotentes, donde el tiempo se detiene y todo el universo se condensa en el infinitamente reducido espacio que conforma su mirada. Cuando viví por primera vez esa insuperable experiencia llevaba ya muchos años de vida compartida con maravillosas mujeres. Cada una de ellas había dejado en mi recuerdos preciosos, experiencias que por solas llenaban de significado el nombre que las enmarcaba. Había sentido la eclipsante intensidad del flechazo, la ternura de las relaciones construidas paso a paso, el trepidar del primer contacto con esa mujer por la que darías el alma, la energía de la conquista inalcanzable, sin embargo nada dejo en mi una huella tan vívida, tan rica en matices como aquella incontrolada sobredosis de dopamina. Hoy, años después, puedo recordar sin dificultad olores, sabores, colores, temperaturas, con la misma fuerza como si lo estuviera viviendo en este momento, la impronta que dejo en mi hipocampo es potentísima.

Indudablemente se precisa una predisposición natural a sentir con cada poro de la piel, pero, ¿qué nos lleva hasta allí? Siete días antes nuestras vidas se habían cruzado en una terraza en una breve e inesperada coincidencia propiciada por un común amigo. La sintonía fue inmediata, lo que luego conocí se denominaba Campaña de Valor se dio casi instantáneamente en ese fugaz encuentro. Apenas unos días después nos citamos. Nuestra primera cita fue puro Romance, un pasado paralelo, anhelos idénticos, predestinación en el mas amplio sentido, como quinceañeros dejamos de lado nuestras agendas e inventamos una tarde llena de frescura y fantasía. En ella surgió un reto para el Viernes de esa semana, algo casi imposible, si lo lográbamos compartiríamos teatro y fin de semana en Madrid. Esa misma tarde resolví el reto. En apenas unas horas se había completado prácticamente la Campaña de Romance, la Campaña de Seducción llamaba a nuestros corazones. Llegamos a Madrid acunados por la banda sonora de nuestra relación, registro en el hotel, cambiarnos e ir teatro, cena, un paseo amparados por la seducción de la noche y de nuevo al hotel. Apenas eran las dos de la madrugada cuando colgamos el cartel de “no molestar”. Intensa y suavemente nos exploramos y descubrimos, afinamos instante a instante, palpitación a palpitación, el resonar de cada cuerda de nuestro ser sumidos en la complicidad de la noche. Las primeras luces de la alborada surcaron el cielo de Madrid cruzando el tenue cristal de esa planta 14 donde ni ella ni yo existíamos ya, sumidos en un luminoso estado que danzaba sobre cada uno de los fotones que desde el este llegaban, infinito instante donde sentimos que toda la vida estaba allí, que el universo éramos nosotros y que todo él nos contemplaba admirándonos mientras el cielo se pintaba con un irreal vainilla hasta más allá de la sierra. Cuando el sol inundaba completamente la ciudad recobramos la cordura, sumiéndonos en un breve sueño de apenas unas horas en esa primaveral mañana de Mayo.
¿Que había producido que este instante fuera así? ¿ Como fue posible que se diera una sintonía tan tremenda que desatará esa sobredosis en nuestros cerebros capaz de crear un estado tan próximo al éxtasis?

La sucesión de acontecimientos que nos llevo hasta allí responde al siguiente itinerario:

Coincidencia -> Romance Intenso -> Fantasía/Trasgresión -> Seducción mutua -> Éxtasis
----------
Este mismo patrón subyace en el relato de mi amigo, con idénticas estaciones. Evidentemente se precisa una altísima dosis de conexión entre ambos y una Campaña de Romance intensa, capaz de dejar de lado los prejuicios sociales y convertirse fugazmente en el centro de la existencia, transgrediendo los limites intelectuales, entrando de lleno en el terreno de la emoción y condimentándolo con la máxima fantasía posible.La emoción embebida en el reto, la distancia y la dificultad , intuida o real, de la relación que podría venir provoca, contradictoriamente, la abstracción de la realidad y la eliminación de los circuitos neuronales encargados de la responsabilidad y la previsión, de modo que todo el ser se concentra en el instante, eliminado prácticamente el dialogo interior para focalizar todos los sentidos en esa unión emocional con el universo canalizada a través de nuestra amante. Pudiéndose dar incluso la sensación de ver la escena desde dentro y desde fuera a la vez.

Durante el proceso atravesamos un abandono inconsciente de nuestro yo en pos de un nuevo estado efímero, el cual, al alcanzarlo transciende nuestra percepción de la realidad generando una nueva realidad plagada de los recuerdos y sensaciones que pueblan nuestro inconsciente, que nos informa de que todo, absolutamente todo somos nosotros, y por ende, nos convierte y conecta con la totalidad del universo dándonos esa sensación de ser omnipotentes. La máxima “Cuando ofrezcas sexo, ofrece Fantasías” es el substrato que alimenta todo este proceso. Decisión, trasgresión, reto, diferenciación , elementos de la fantasía que actúan como catalizadores de una reacción en la que ambos se entregan plenamente, y, si las dosis son precisas y adecuadas, los resultados son impredecibles y espectaculares.

Las fantasías pueden crearse desde el modo de comportarse, sugestionándola y excitando su imaginación, hasta orquestar magníficas tramas con localizaciones diversas. Es desde una frase adecuada, una forma acertada, hasta donde tu imaginación alcance. ¿Por qué la Fantasía aplicada tiene tanto poder?, veamos.
Las fantasías llevadas al plano real permite activar las señales sexuales del cerebro femenino y les concede el permiso de sentir sin limitaciones, al fin y al cabo, están viviendo una Fantasía. El Cerebro masculino tiene de media el doble de neuronas dedicadas a los centros del deseo sexual que la mujer, el cual tiene de media el doble en los centros afectivo y empático. En contra de lo que podríamos pensar, esta doble cantidad que en centro del deseo sexual tenemos los hombres nos permite generar fantasías ultracomplacientes durante la búsqueda y consecución de la culminación sexual, mientras que en la mujer, ese menor tamaño precisa que otros centros del cerebro ( en especial el de las emociones ) colaboren en la generación de un estado óptimo en que su psique le permita entablar la relación sexual y gozar con ella. Este estado óptimo es mucho más rápidamente alcanzable cuando esta integrado en un Fantasía.

Por otro lado, la emoción generada en la Fantasía le indica que están viviendo algo fuera de su vida "normal" , lo que permite reducir o eliminar los tabúes y corsés sociales que marcan su sexualidad durante todo su desarrollo emocional, - El Factor Fulana es uno de ellos -, permitiendo incluso ir contra el rol sexual impuesto -reactiva- y tomar plenamente la iniciativa.
Indagando en las Fantasías expuestas de modo anónimo por múltiples mujeres en diferentes publicaciones, la característica básica es la componente Situacional, prácticamente todas las narraciones de las mismas detallan el entorno de dicha fantasía ( oficina, calle, casa, ascensor, cine, playa, furgoneta ) y en casi todos los casos es diferente al entorno habitual donde se mueven. Esto concuerda perfectamente con el Entorno de Seducción, el cual siempre está alejado el lugar "habitual" donde se desarrollan las fases previas de la interacción. El resto de características son propias de cada mujer, y varían con la edad de las misma, existiendo grandes trazas que determina que tipo de fantasías son más potentes en su mente, estas son:

* Dominación y Decisión : tu decides , planificas y ejecutas, ella se deja llevar. Intuye su entorno y condúcela allí. La Sumisión, en este último estadio de la Dominación, sus represiones están desconectadas, tu exiges y ella cede, no tiene nada que la limite, ya que no es su decisión, sus límites morales no son transgredidos , no por ella...

* Rapto : ligado al anterior, sin dar casi alternativas la trasladas a un entorno aislado, ella no pudo decidir, ahora solo puede dar, ya no es ella , es "ella raptada" .

* Trasgresión : en las más jóvenes , lugares donde el riesgo de ser pilladas exista ( familiares cerca, playas atestadas, baños públicos , etc.. ) .

* Interpretación, roles: adoptar un rol o un papel totalmente alejado al suyo habitual, ser lolita por un día , paciente de su masajista, etc... Si averiguas que le gustaría ser y puedes recrearlo... ¡premio!. Romper el arquetipo del inconsciente colectivo.

* El Desconocido, aquellas con compromiso social, o que no quieren ataduras, la sensación de "Es un extraño y mañana no sabré ni su nombre, ni querrá saber nada más de mi" les libera y activa. Si este es tu caso, esta es tu fantasía.

* Ser Especial: sin ser una fantasía pura, al reflejarse sus sensaciones en nosotros , ver solo las virtudes y considerarnos su espejo y, por ende, baremo para calificarse, si percibe que solo estamos por ella - que no con - su fantasía de Valor propio se dispara y con ello su deseo.

* Protección: como el caso anterior es más un rasgo que una fantasía pura, el aquellas mujeres temerosa ("¿ y si es un psicópata?", se pregunta ) , crear un entorno de protección que no suscite miedos ( como los pueden suscitar su casa o la tuya ) en otro lugar "neutral" ( hotel, casa de amigos comunes ) facilita todo el proceso.

Hay muchas más y cuanto más profundizas, más ricas son y mas llenas de detalles están. A excepción del carácter Situacional de la Fantasía ya citado, el resto de la lívido onírica es particular de cada mujer. Esto quiere decir que, si queremos utilizar esta herramienta, hemos de averiguar en el transcurso de la comunicación con ella en las fases previas a la Seducción cuales son sus rasgos y como podremos añadirlos al juego. Escuchar atentamente sus palabras, una vez más son una fuente - casi la única - de información de primera mano de su interior, ser observador y meticuloso , extractando todo aquello que sea relevante - tipos de referencias (auditivas, visuales, olfativas o kinestésicas ), palabras usuales al toca temas como ilusiones o sexo , etc -, permite calibrar firmemente, y con ello intuir su perfil e imaginar tipo de fantasía crear. Recordar los detalles, siempre los detalles. Y con todo ello, iniciativa y llevarla a vuestra fantasía. El resto será sólo vuestro.

Para el Aven, cada interacción es una obra de arte destinada a crear la mejor experiencia posible entre él y su amante. La imaginación , llevando a nuestra amante a estados mentales alejados de lo que conoce, es el mimbre con el que logramos marcar la diferencia, es el vehículo que, convenientemente alentado, inflama las sensaciones durante la seducción. En todo momento estimúlala, no lo dudes, no escatimes medios en modelar Fantasías, las experiencias que viváis serán infinitamente mas intensas, plenas y bellas.

Llena de belleza cada acto, crea belleza en cada ilusión, comparte belleza en cada instante que con toda esa belleza alcances.

-----------------
Un fuerte abrazo.
-----------------
-----------------
Synaph
Publicar un comentario