EL HÉROE ROMÁNTICO

Imagen cedida por Núcleo
--
Hablamos hoy acerca de una de las FANTASÍAS FEMENINAS que es introducida en la cabecita de nuestras mujeres desde que prácticamente tiene uso de conciencia. Empezando por el PRÍNCIPE AZUL de los cuentos de ambiente medieval, hasta el personaje de Oficial & Caballero (Richard Gere), pasando por Robin Hood, Sir Lancelot de "Round Table" amante de la Reina Ginebra, James Bond (siendo Sean Connery insuperable hasta el día de hoy), El Gladiador (Russell Crowe), Brave Heart (Mel Gibson), El Zorro (Antonio Banderas), Superman y otros tantos que ha de haber y que ahora mismo no recuerdo. Este personaje, EL HÉROE ROMÁNTICO, me temo que voy a ser algo cruél con él, ya que me veo obligado a parodiarlo porque como diría una amiga mía: "Vale sólo para sacarse la foto con él y poco más. Dura lo que dura." Una cosa si es cierta e innegable: RESULTA ENORMEMENTE ATRACTIVO Y POR ESO TRIUNFA.

Vamos a hacer una pequeña introducción muy honorable de dicho personaje: Existe un vínculo entre los valores que muestra el Héroe y los valores Sociales necesarios y básico para tener éxito con las mujeres. El héroe es siempre una propuesta, una encarnación de ideales. La condición de héroe, por tanto, proviene tanto de sus acciones como del valor que los demás le otorgan. Esto permite que la dimensión heroica varíe en cada situación histórica dependiendo de los valores que dicten las normas según la época. La sociedad engendra sus héroes a su imagen y semejanza o, para ser más exactos, conforme a la imagen idealizada que tiene de sí misma. Independientemente del grado de presencia real de las virtudes en una sociedad determinada, ésta debe tener un ideal, una meta hacia la que dirigirse o hacia la que podría dirigirse. Esto bien podría valer para presentar a un revolucionario, un justiciero, un hombre sin miedo, un hombre de honor y con ideales... Así lo veríamos nosotros como hombres, como un MODELO. Una vez más, para pensar en FEMENINO tenemos que hablar de EMOCIONES. El héroe Romántico va directamente con la CAMPAÑA DE VALOR que le precede, puesto que su forma de vida encaja con su ideal y esto es lo que seduce la mente femenina: SU CONGRUENCIA, sus actos corresponden con su voluntad.

Entonces... ¿Qué es lo que pasa con el HÉROE ROMÁNTICO para que me meta con él? Es bien simple, una vez que acaba su misión y ha rescatado a la princesa, ha matado al malo, ha vencido al dragón o ha conquistado Roma, simplemente... SE ESFUMA, desaparece, se desinfla, pierde su sentido de ser y se va a la busca de otro objetivo a alcanzar. Es un AMANTE puro 100% y recordemos que la mujer necesita un equilibrio AMANTE / PROVEEDOR a menos que solo busque una experiencia sexual. Es bien sencillo, no se puede contar con él porque solo vive para matar dragones y ni siquiera se quita su armadura para meterse en la cama con la princesa, ya que después tendrá que salir corriendo a buscar otra torre que conquistar, otro reino al que salvar y otra bestia a la que matar. Cuando termina de yacer junto a la princesa y se levanta corriendo para mirarse al espejo y comprobar de nuevo lo guapo que es y lo que le brilla la armadura, para subir de nuevo a su caballo blanco, lo primero que le pregunta la princesa es: "¿ya?... ¿esto es todo?... ¿ya te vas?" Pues resulta que nuestra princesa se ha quedado a medias y una mujer que se queda a medias no es una mujer feliz.

Pensemos por un momento que si nuestro héroe pasa la mayor parte de su tiempo dedicado a causas mayores como defender al inocente, luchar contra la injusticia y otras grandes y honorables empresas, pasará mucho tiempo fuera de casa matando dragones. Mientras tanto, su princesa se quedará en casa sola tejiendo y mirando por la ventana esperando a que vuelva. Un buen día, la princesa mirará por la ventana, está esperando a su príncipe amado como cualquier otro día, mira hacia abajo y desde la ventana de su torre verá a su servicial jardinero... Es cierto que no es tan bello como su príncipe, pero el está ahí, cuidando de las flores que llevan el nombre de la princesa. Resulta que la princesa comienza a mirar los brazos del jardinero, la virilidad de su rostro, como es capaz de levantar montones de tierra enormes con esa pala y a la vez... con qué delicadeza corta las flores que ella pone a diario sobre su cómoda. Otro buen día, se fija en uno de los sirvientes, el más joven y aprendiz, que no sabe llevar una bandeja sin que se le caiga algo pero...¡es tan mono! y ¡tan obediente! Está dispuesto a complacer cualquier capricho de su princesa por tonto que parezca, también está siempre allí. Pasan los días, las semanas, los meses... Y las únicas noticias que llegan del Príncipe al castillo son nuevas conquistas y victorias en tierras muy muy muy lejanas. Resulta que por estar entregado a causas mayores, su princesa se encuentra indefensa y desatendida.

Recordemos algunos ejemplos novelescos de héroes: Por servir a Roma lejos de su casa, al pobre Gladiador le matan a la mujer y a los hijos. Al bueno de Ulises cuando le da por estar 20 años fuera cumpliendo misiones, al volver a su patria, se encuentra la casa llena de pretendientes a su mujer la reina, que se beben su vino y devoran sus ganados. Tenemos también al Rey Arturo que unificó toda una patria, pero al estar tan ocupado en batallas, se olvidó de satisfacer a su mujer Ginebra y claro... Lancelot era tan guapo, tan valiente y tan amigo de su marido... Resulta también gracioso, que a Superman siempre le secuestren a la mujer siendo quien es y claro... Como se pasa el día fuera arreglando el mundo, pues se la secuestran. A Brave Heart le matan también a la mujer al principio del film, sin que el pueda hacer nada para protegerla porque estaría en otros menesteres... En resumidas cuentas: ¿Le merece la pena a una mujer tener a un HÉROE ROMÁNTICO en casa?

Un fuerte abrazo.

Arcángel.