CAVA

Imagen cedida por Ainhoa
--
Acabábamos de llegar a mi casa, entramos y le digo que se meta en el baño hasta que yo le diga que pueda salir, ya que tengo que encender las velas de la habitación, cambiarme, ponerme mi uniforme de masajista y coger el cava del frigorífico. En 5 minutos ya lo tengo todo preparado, le digo que entre en mi habitación sin que me vea y a los pocos segundos entro yo con dos copas congeladas, la botella y mi uniforme de masajista. Le digo: "Hay más sorpresas, pero ahora depende de ti".

Comenzamos a brindar y a jugar hasta que empezamos a arrancarnos la ropa y unir nuestros cuerpos. Llegué antes que ella al orgasmo ya que me sentía enormemente excitado. Le digo que no se mueva, le advierto que le voy a hacer una "diablura" y le pido que CIERRE LOS OJOS. Tomo mi copa de cava que por el momento está demasiado frío como para echarlo directamente en la piel y bebo un trago dejando el cava en mi boca para que se caliente un poco. Acaricio la parte interior de sus muslos con suavidad para "avisarla" con el tacto, acerco mi boca a su sexo y voy chorreando un hilito de cava de mi boca a su sexo, lo cual, la hace gemir y estremecerse.
--
El contraste de temperaturas y la sensación de humedad le resulta enormemente placentero unido a que tiene los ojos cerrados. Una vez que se ha terminado el cava de mi boca, le practico sexo oral por muy tiempo muy breve tiempo, sin llegar a un minuto. Repito el trago de mi copa, vuelvo a chorrear el hilito de cava ahora más pausadamente sobre su sexo, con un resultado algo más intenso por su parte que en la primera ocasión, hasta que lo termino. Vuelvo a practicarle sexo oral hasta que llega al ÉXTASIS.
-----------------------------------------------------------
Un fuerte abrazo.

Arcángel.