TU PUTA VIDA: UNA PELÍCULA PROTAGONIZADA POR TI MISMO

Nos gusta ser protagonistas, aunque sea solo por un momento. Lo podrás negar, como siempre… pero eso ya sabemos que siempre pasa. En tu película todo está bien planeado, que para eso has escrito tú el guion, te toca el papel principal ¡por supuesto! Pero después pasa lo de siempre, algo pasa que no te esperas y los papeles cambian. Es cuando ella entra por la puerta: la chica. Si en todas las películas hay una, en la tuya también. Pero la de la película es rubia y perfecta, y en la vida real, ni todas son rubias, ni todas responden al argumento como te lo esperas.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Un guionista, uno bueno quiero decir, siempre trata de ser impredecible. Es lo mejor para enganchar, que el protagonista tenga una historia, que le pase algo y que a partir de ahí todo se rompa. A mí se me ha roto tantas veces, que por más que escriba, lo que me pide el cuerpo es un final totalmente plano y predecible. ¿Ocurre alguna vez? La respuesta es no.

EL RECHAZO: ESE GRAN DESCONOCIDO...

Todos sabemos lo que buscamos en una mujer. Quizá haya de los que se engañen, o simplemente engañan cuando lo verbalizan. Pero a todos nos gustan las mujeres bonitas. Y por “bonitas” se puede decir que es toda mujer que reúne ciertos rasgos que suelen ser apreciados por casi todos los hombres. Y aunque hay gustos, se podría decir que más o menos hay cierto consenso sobre lo que es una mujer bonita. Y es que todos, desde pequeños, sabemos diferenciar lo feo de lo bonito.


Un artículo de Daniel Díez
 Y es cierto, que desde ciertos generadores de opinión, nos dicen que la belleza es relativa o una imposición social. Que por ejemplo, una mujer con “curvas” es igual de bonita que una modelo de lencería. Pero la realidad, es que estadísticamente, y puestos a elegir, la mayoría de hombres, elegirían para sí a la modelo de lencería.

EL PODER DE SEDUCCIÓN DEL VACÍO

Cuanto más sencillas quieres hacer las cosas, parece que más se complican. O no se puede, o no te dejan, o no hay ganas, o vete tú a saber por qué narices, el universo hace lo que le sale de ahí mismo… ¡sí! ¡de ahí! Porque eso de que el universo conspira, para que te salgas con la tuya, quiero verlo yo fuera de un meme de Paulo Coelho; y mira que el Alquimista fue para mí (y para medio mundo) un despertar en el alma; pero esas cosas no pasan cuando las buscas. Quizás sea eso, que buscas… o mejor dicho, que busco y me muevo; quizás debería quedarme quieto y no mover un dedo.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Una cosa está clara: cuando hay ganas, las fronteras del tiempo y de la distancia desaparecen. Las ganas pueden más que las dos famosas carretas, esas mismas carretas que son tiradas a tracción, por un buen par de… RAZONES. Esas ganas que tanto, tantísimo echo de menos, que cuando vuelven, tardan en irse lo mismo que un tercer o cuarto intento, intentando mejorar siempre; pero pareciendo que no termina de cuajar.

¿EN QUÉ FINGEN LOS HOMBRES?

Mucho hemos hablado ya, de hombres que engañan a las mujeres fingiendo que se comprometen en una relación para tener sexo, pero que en realidad no están comprometidos. Hay hombres que ven que, o entran en una relación, o saben que van a ser rechazados como pareja sexual a la primera de cambio por parte de la mujer que le gusta. De ahí el famoso, prometen, prometen y una vez metido… olvidan lo prometido, pero ¿Cuál es el problema de esto?


Un artículo de Daniel Díez
 Pues aparte de los morales, que el hombre no sabe decir que no.  Un hombre puede entrar en una relación si quererlo realmente, o sin quererlo con esa chica, pero sí con alguna otra que vea de más valor. El problema es, que sin darse cuenta, llegará a la situación de no saber cómo salir de ahí.

CUANDO UNA DESCONOCIDA TE LLAMA DE USTED

¿Qué le pongo? ¿Qué quería? Perdone ¿tiene fuego? No, no… tranquilo, iba usted primero… El “perdone” o el “disculpe” cuando llegan a tu vida, lo hacen para quedarse. Da igual que vayas afeitado, estés mejor o peor cuidado, o vestido de manera más o menos informal. Ya está, no hay vuelta atrás. Supongo que el día, en el que alguien me ceda el asiento en el transporte público, tarde o temprano llegará. Todavía lejano, pero llegará.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Te ves todos los días igual, pero si te ponen una foto de hace diez años y te miras ahora, compruebas que han cambiado muchas cosas. El cuerpo ya no se recupera mágicamente de un día para otro, tienes que vigilar más lo que comes, mantener un buen aspecto físico requiere más esfuerzo… todo esto es de dominio público; pero ¿has llegado dónde querías llegar? El espejo por sí solo no va a contestar.

LA TRIADA OSCURA: EL SEX-APPEAL DE LOS PSICÓPATAS

Se tú mismo
Trátala con amor y respétala siempre
Quiérela más que a nadie
Hazla reír y la conquistarás
 
Después de este repaso a nuestros valores inculcados ¿Sigues vivo? ¿Te ha estallado ya la cabeza? ¿Qué no? En esta lista, estaban encerradas toda la sabiduría y todas las herramientas, que un buen hombre necesitaría de cara a una mujer a lo largo de su vida.


Un artículo de Daniel Díez
 Todo esto lo aprendí de adolescente. De entonces a ahora, no creo que haya cambiado mucho. Los valores y consejos que se nos dan son muy por el estilo. Vas creciendo e intentas ser un buen hombre. Haces caso a lo que se te dice y tienes la esperanza de ser recompensado. Lo ves en las películas de Hollywood. Hay una forma de ser: la correcta. Y haciéndolo así, todo funciona. ¿O no?

¿QUÉ HAGO CON MI EX?

Ya te ha mandado dos mensajes y un e-mail. Todavía no has respondido porque no sabes muy bien a cuento de qué, pero sobre todo no quieres responder demasiado deprisa. Es tu ex y lo único que explica del por qué le estás dando vueltas a responderle o no, es porque todavía lo tienes presente en la cabeza, y no estás muy segura de tenerlo en algún lugar más donde no llega la vista. La pregunta es ¿por qué lo tienes todavía presente? Ahora verás que hay varios tipos de ex, así que tú verás que haces con ellos.


Un artículo de Miguel Lázaro para EllasSaben.com

Si tú lo dejaste a él, no creo que te plantees volver. Quizás lo harás mejor con el siguiente (o no, porque si te consiente no cambiarás la fórmula y lo sabes), pero este ex al que has dejado, será un ex eterno. Podrá haber coqueteo, incluso buenos recuerdos, pero como ya estabas viendo a otro al que tenías en el banquillo, no volverás con él. No vas a recular. ¿Qué harás con este ex? En este caso es fácil porque controlas tú: le responderás o contactarás solamente cuando te aburras o cuando te convenga.

TODA PAREJA TIENE UN COSTE ASOCIADO

¿Has estado alguna vez con una prostituta de lujo? ¿Con una scort? Yo no. La verdad. Pero como conozco a gente que sí. Está claro que por mucho que me cuenten, no puedo ser un experto sin haberlo experimentado en primera persona. Pero quizá no sea necesario para esto que quiero contarte.


Un artículo de Daniel Díez
 Imagínate que contrato a una prostituta de lujo y le digo que se vaya con un amigo mío. Que le haga compañía durante todo un día. Mejor, imagínate que estoy generoso y le pago una semana entera. Y ahora, en un hipotético caso, a ella se le olvida contar que está siendo pagada y que es prostituta. Resulta que me amigo “conoce” a una mujer, ella está receptiva, muy amable, simpática, sexualmente muy dispuesta, dulce, cariñosa, complaciente pero mudita respecto a contarle toda la verdad.

¿CÓMO SABER SI ME QUIEREN DE VERDAD?

¿Cuántas mujeres han sido realmente importantes en tu vida ¿Has hecho ese recuento alguna vez? A mí importantes me salen varias, pero solamente por dos de ellas lo hubiera dejado absolutamente todo. Solo dos, sí… y cuando digo todo, digo TODO. Si no lo hice, no es porque no quisiera hacerlo, la realidad es que no tuve oportunidad: no había agua en la piscina para tirarse. Y claro, tirarse de cabeza a una piscina vacía… como que no.

 Un artículo de Miguel Lázaro

 He vivido lo suficiente, para saber dónde están las fronteras entre lo que uno quiere, lo que uno desea, lo que la otra persona quiere y lo que ocurre cuando dos personas se aman. Porque sí, hay fronteras, y una de las primeras cosas con las que los hombres aprendemos a lidiar, desde bien pequeñitos, es con la no-correspondencia, más comúnmente conocida como rechazo.

NO TE PROMETO NADA

Te voy a contar una historia que igual te suena de algo: Estaba una vez enrollándome con una chica. Cuando el tema empezó a subir de tono, ella comenzó a recular. A sentirse en un conflicto interno. Como si se encontrase en una situación que no es habitual en su vida. Algo que “ella no hace”. Es el típico momento en el que has de convencerla de que está bien, quizá prometerle que no es un simple rollo para ti, o hacerle sentir que no será la primera y última vez. Cada hombre en esta situación tiene su estrategia. Mi opción es la sinceridad.


Un artículo de Daniel Díez
 No me gusta mentir, ni actuar y aparte sé cómo funciona el tema, pues curiosamente… se me da mal. Resumiendo, que he tenido muchas resistencias en el último minuto que no he sabido gestionar como se debería. Bueno, corrijo, igual sí las gestiono como debería, al menos como debería de hacerlo un hombre honesto. Y esa gestión es dejar claro que no voy a seguir por ese camino ni participar en ese juego. Todos sabemos que no es la primera vez que lo hace, ni que es una santa ni que es virgen. No, yo no prometo nada, ni doy a entender que “voy en serio con ella”. Sí, soy consciente que eso me impide consumar en muchas ocasiones. Si te contara… Pero es lo que hay.