DESDE MI JAULA SIGO SIENDO LIBRE (AÑO 2033)

Han pasado 10 años desde la restricción de zona segura (R.C.S.). Aunque a mí ya me pilló tarde, me incapacitaron legalmente, o mejor dicho: me condenaron por declararme insumiso a la restricción. No soy un preso político, soy un preso de género, aunque no se me reconoce como tal. No tenía por qué hacerlo, pero preferí pasar el resto de mis días siendo coherente, aunque fuese dentro de un bloque de celdas. No lo llaman cárcel, pero no puedo salir del recinto: no hay rejas, pero las puertas se abren y se cierran a determinadas horas. Se parece más bien a un hospital psiquiátrico. Si alguien puede leer esto, escribo desde el Centro de Convictos Monegros I.


Un relato de Miguel Lázaro
 No construyeron un casino en Los Monegros, finalmente levantaron una cárcel, para todos aquellos que cometieran delitos de comportamiento antisocial. Mi matrícula es la 004… por lo visto, hubo tres antes que yo, pero me consta que soy el convicto más antiguo. Los otros tres terminaron por aceptar el tratamiento, y deben de ir vagando por ahí como zombies, realizando tareas de mantenimiento, bajo el seguimiento de alguna agente de servicios sociales, que les proporcione las pastillas y controle sus rutinas.

TU LIBERTAD DE EXPRESIÓN CORRE PELIGRO

La libertad de expresión corre peligro. Bueno, siempre ha corrido peligro. Cualquiera que haya sido el tiempo y lugar en este planeta, si decías algo que no gustaba al que mandaba seguramente lo pagases muy caro. En la actualidad, en un mundo que supuestamente es más desarrollado, y también supuestamente más evolucionado, sigue habiendo partes del mundo en las que declararse homosexual te cuesta la vida. Hablar mal del gobierno te cuesta como mínimo la cárcel, y caricaturizar al dios de algunos es la muerte tuya y de tu familia.


Un artículo de Daniel Díez
 Vale, hay países más tolerantes. Incluso hay países donde la constitución te ampara para poder decir todo lo que se te antoje. Luego, el código penal está para quien se pase y entre en la difamación. Tenemos a un grupo de gente, actualmente minoría, que aboga porque se pueda decir cualquier cosa. Incluido enaltecer el terrorismo, negar el holocausto o cualquier otra cosa que los políticos hayan dictaminado que no se puede hacer.

TÚ TE COMES UNA Y CUENTAS VEINTE, MIENTRAS TANTO ELLAS...

A estas alturas del calendario de edades, no estoy muy seguro de que todos hayáis echado alguna vez un parchís. Lo resumo para lo que me interesa: si te comes una ficha del compañero, esta ficha se retira y tú cuentas 20 posiciones más con la tuya avanzando. Es la regla del fantasma: Te comes una y cuentas veinte… seguro que lo entiendes ¿Qué no? ¿Has tenido adolescencia? Bueno, estoy seguro que alguna vez, habrás mentido acerca de tu éxito ligando, para no quedarte atrás de cara a tus coleguitas, y no parecer un pringao más virgen que el aceite de oliva.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Lo de jactarse del número de tías con las que has estado, en ciertos círculos más bien tirando a edades blandas, de instituto o universidad, ha sido el escudo del ego de muchos jóvenes varones, que sentían que tenían que competir con sus semejantes congéneres, para parecer muy machos, muy malotes, en edades en las que el malote de turno, el de la moto, el guaperas de instituto, o el pinpin rollo Mujeres y hombres y viceversa, acaricia la gloria por encima del resto, que por regla general, no se comían un colín. Y si triunfaban una vez como en el parchís, se comían una… y contaban veinte.

QUÉ BONITO ES EL AMOR (VISTO DESDE FUERA).

Sí. Una pareja de enamorados es maravillosa de ver. Ya no digamos vivirlo en primera persona. De hecho, es algo esperado por muchos. O quizá no me equivoque si digo que es algo que espera todo el mundo. O al menos lo esperó alguna vez en la vida. Quizá en la adolescencia o en la veintena. Pero, sobre todo, el enamoramiento es algo más visible en ellas. Porque no lo ocultan. Más aun, suelen proclamarlo a los cuatro vientos gracias a las redes sociales.


Un artículo de Daniel Díez
 Y no es porqué los hombres no se enamoren, que también, solo es que nosotros, los varones, lo ocultamos más. Eso sí, tampoco hace falta ser muy listo para poder detectar a un hombre enchochado. Pero ese encharcamiento que salta a la vista a cualquier observador, es más bien algo que cuesta ocultar más que algo que se desea mostrar. Aunque bueno, también están las películas románticas enseñándonos gestos grandilocuentes de hombres enamorados.

LA CRISIS DE LOS 39+1

Dicen que el 13 es un número maldito, por eso lo pintan muchas veces como 12+1, o ni siquiera lo pintan… sus razones tendrán. Hablando de edades, a los 13 años no eres nadie. Es como si no existieras: solamente eres un conjunto de hormonas, que darán lugar a un preadolescente alterado por motivos varios, desafiante, ruidoso y abanderado por varios complejos, que busca cualquier momento a puerta cerrada, para hacer lo que hacemos todos. Bien puede decirse, que los 13 años son una edad maldita, en los que los micro-problemas de tu universo, parecen crisis mundiales. Eso sí, una vez terminada la adolescencia, no es el fin de las crisis: es solo el principio.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Hacemos lo que podemos: aunque no sea hasta el límite, cada uno hacemos lo que entendemos que es mejor, lo que se supone que está bien, o lo que socialmente se da por bueno. No puedo meterme bajo la piel de cada uno para juzgar, pero al menos por mi parte, desde que volé del nido, las opciones que he ido tomando, siempre han ido encaminadas a llevar tener la mejor calidad de vida posible, con los medios que he tenido a mi alcance, y los que he ido ganando por el camino. ¿Podemos aplicar esta filosofía al hombre medio corriente? Supongamos que sí, nadie quiere vivir mal.

¿ES O NO ES AMOR? TÚ CREES QUE SÍ, PERO…

Lo veo en las novelas, en las series, en las películas y en la gente. El amor es maravilloso. Dos personas se conocen, se enamoran, se casan y tienen hijos. Para empezar he de decir, que el enamoramiento no es amor. Lo hemos dicho aquí muchas veces y lo repito de nuevo: es un estado transitorio. Un estado normalmente de enajenación mental al que te somete la naturaleza para que tengas descendencia y cuides de ella. Decisiones que tomas enamorado no las tomarías en un estado más sosegado. Y es que por amor, hacemos locuras ¿No?


Un artículo de Daniel Díez
 El gran error de nuestra sociedad es el dar por bueno y aceptar que un enamorado está cualificado para tomar decisiones inteligentes. Y es que, si hacemos caso a lo que la ciencia y estadística nos dicen, el enamoramiento no dura más allá de 36 meses. En muchos casos ni eso y en casos más extremos donde hay dificultades o separación de los amantes, puede prolongarse un poco más. Pero lo que está claro, es que decisiones que afecten a todo nuestro futuro, no deberían de tomarse en un estado de sentir que es transitorio. O si no, dime ¿Qué necesidad hay de casarse y tener hijos al año de conocerse?

TE CAMBIO MI CUERPO POR EL TUYO

Dicen que los hombres tenemos privilegios por nacimiento. Dicen, que se da por hecho, que por ser hombre tienes más probabilidad de hacer historia, de que se reconozcan tus logros, de no ser juzgado socialmente por tu comportamiento, de no ser responsables directos de la educación y del cuidado de nuestros hijos, de que ganamos más por el mismo trabajo que una mujer, de no temer por nuestra integridad física sexual, de ser más fuertes por constitución corporal, de no ser víctima por condición, de ostentar el poder económico al ser proveedores de facto, de tener más fácil el acceder a puestos de responsabilidad, y aparte de todo ello y otras cosas, de orinar de pie.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Después de repasar esta lista de privilegios, que el feminismo alega que tenemos por condición, cuando nos señala con el dedo a cada uno de nosotros, como culpables naturales e históricos, de todo lo malo que hay en el mundo, haciendo que la propia mujer por ideología de género, parezca el ser más atacado, débil, frágil y despreciado de toda la naturaleza, quede relegada a un plano de indefensión continuada, por la mera existencia del varón, parece que a los hombres, no nos queda otra que dejar de existir.

PRESENTISMO: LO QUE PASA EN TU CABEZA

El otro día me encontré con una compañera del instituto. La recordaba tan rubia, tan guapa, tan bien hecha… Bueno, pues no me encontré con nada de eso. De hecho, me tuvo que parar ella porque no la reconocí. Ya era una señora. Supongo que yo un señor. Hay quien dice que los hombres envejecemos como el vino y las mujeres como la leche.


Un artículo de Daniel Díez
 A ver, a nivel de precio de mercado sexual, es cierto que un hombre puede mejorar o empeorar con el tiempo. Dependerá de lo que suba en la escala social y económica y lo bien que se mantenga físicamente. Una mujer, joda a quien joda, en el mercado sexual, a partir de cierta edad solo se puede perder valor. De momento es así y no tiene pinta de que vaya a cambiar.

TENSIÓN SEXOCIAL NO RESUELTA

Hubo una época, en la que decías que eras hombre cuando eras hombre, y no pasaba nada, porque así era. Si eras mujer, lo mismo. No había conflicto. Si eras homosexual, tenías que esconderlo. Y si eras lesbiana, por lo visto, ni existías… socialmente hablando, claro. No morían mujeres por violencia de género, porque no se retransmitía por TV. En esa misma edad, dicen quienes la vivieron, que no había libertad de expresión, y que no podías decir o pensar según que cosas, porque te metían en la cárcel por disidente. Pues de lo dicho, en esta era… es justo lo contrario.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Ahora si eres hombre, y afirmas que lo eres, parece que estés declarando la guerra porque molesta que lo seas. Molesta, porque en tu ser de hombre, parece estar encerrado todo el mal universal y eres, has sido y serás culpable y responsable de todo. Si dices que eres mujer porque lo eres, no basta con ser, debes recibir un aplauso. Y no te basta solo con ser mujer, tienes que serlo todo, tienes que tener de todo y tienes que saber hacerlo todo, porque eres mujer y nadie puede ponerte una sola barrera, ni decirte que no a nada, porque por ser mujer, tienes derecho a todo.

TENGO UN AMIGO QUE… SE CASÓ CON LA PRIMERA QUE LE HIZO CASO

Los solteros que hemos elegido serlo voluntariamente, o por vocación, hemos vivido mucho situaciones como estas:

-“Oye tio, no seas muermo, vamos a tomar unas cervezas”. Acabas de llegar de currar y estás cansado, objetivamente cansado; pero bueno… todo sea por hacer equipo.

-Whatsapp cada diez minutos, meme por aquí, chiste por allá. Y el que hasta hace nada era un colega se convierte en un amigo con el que haces muchas cosas. Fiestas, escursiones, deporte, salidas, vacaciones. Y es que, tiene mucho tiempo libre, porque todavía no tiene novia.

-El amigo salido. Se apunta al Tinder, se folla a una, se folla a otra. Fiesta por aquí, fiesta por allá. Por supuesto, cuenta contigo para ser participe de todas las aventuras y salidas de caza.

Un artículo de Daniel Díez
 Mi amigo suele ser poco selectivo. Necesita sexo. O necesita una novia porque se encapricha por la primera que le hace un poco de caso. Y si no la consigue rápido, baja el listón lo que haga falta. Si ella quiere follar y salir con él: sirve.