PAGAR ES MÁS CÓMODO QUE IR DETRÁS DE TI parte II, por DANIEL DÍEZ

 ¿Tú y yo sabemos diferenciar quien te quiere de verdad y quién no? ¿Trabajamos y nos esforzamos en saberlo? ¿Descartamos la compañía de una mujer que es incapaz de dar verdadero amor? Yo me sé la respuesta. ¿Y tú? El AMOR de verdad es tan raro de ver y tan desconocido por todos que a un simple interés y un trato agradable le damos el OK y decimos: Tengo una relación. Tengo una novia. Tengo un marido.

PAGAR ES MÁS CÓMODO QUE IR DETRÁS DE TI parte I, por DANIEL DÍEZ

 Esto va de irse de putas. Desde pequeño, gracias al cine acepté como normal y natural que si me atraía una mujer había ciertas cosas que debía de hacer. Todo ello lo aprendí de las películas y los consejos de las amigas. Curiosamente, los consejos de estas y los de Hollywood  eran prácticamente idénticos. El protagonista de la película se esforzaba en llamar su atención, luchaba por destacarse y sobre todo intentaba demostrar a la chica que todos los esfuerzos que hacía por ella eran porque la quería mucho. Y eso, era más que razón para ser el elegido.

ESTO SOLO ME PUEDE PASAR A MÍ #SeñorasQue

 Estando de vacaciones, había quedado para comer con unos compañeros de trabajo que están en la sede regional, en una conocida localidad de la #CostaDelSol. Me bajé del autobús como cualquier otro guiri y como había llegado con tiempo de sobra, estaba buscando una terraza simpática para apurar una caña antes de llegar al lugar donde había quedado. De pronto avisto a una señora mayor que desde una silla de ruedas, me está haciendo señales para llamar mi atención con cara de apuro. Allá que voy:

ESCAPADAS, VIAJES Y COARTADAS SEXUALES: DIARIO DE UN SINGLE

 Otro año más había terminado reventado de curro. Llevaba todo un año detrás de una mujer que no me hacía demasiado caso, que por no hacerme demasiado, me hacía más bien poco. Vamos… ¡que no! Y no podía contar con ningún amigo hipotecado y/o casado para hacerme un viaje como dios manda, y me di cuenta con muy poco tiempo de margen, que ni si quiera había planeado una escapada o unas vacaciones. Una cosa era segura: no iba a gastar mi escaso tiempo libre encerrando entre las mismas cuatro paredes, ni dando vueltas buscando sitios nuevos en mi ciudad. Eso era algo que podía hacer a diario, para un fin de semana, o un puente puede estar bien, pero si tienes dos semanas por delante, dinero reservado y ahorrado con el sudor de tu frente y no puedes viajar con nadie ¿qué vas a hacer? Además ya estaba harto de escuchar la preguntita ¿y con quien vas?

LA LAGARTA: UN RELATO DE VECINDARIO DE “ANDAR POR CASA”

 Recuerdo de pequeño que teníamos una vecina a la que mi madre no podía ni ver. Vivía en el cuarto y nosotros en el quinto. Se refería a ella como “la lagarta”, asignándole además toda clase de apelativos adicionales, todos relacionados a menospreciador su físico y su valor como mujer, que según versión no era tanto  porque (palabras textuales) “enseñaba hasta lo que no tenía” y “no valía un duro”. No entendía por qué la llamaban así, ella y medio bloque. Tenía el pelo negro, corto, era morena de piel y la recuerdo con vaqueros, tirantes negros y siempre llevando muchas pulseras y con anillos de colores vistosos. No sabía a qué se dedicaba, vivía sola y aunque tenía la edad de mi madre más o menos, la recuerdo juvenil y siempre con una sonrisa puesta. Espera, que no se me olviden sus pendientes de aro.

TREINTA Y TANTOS Y CUARENTA Y POCOS

 Acabo de cumplir años y esta vez parece que me ha pesado más que las anteriores. Sin querer podría decir, me han pasado muchas cosas por la cabeza: he pensado en lo que tengo hecho y ganado a día de hoy, he pensado en mi padre y he pensado en mi abuelo al que ya perdí. He pensado sin saber acertar demasiado, como será mi vida de aquí en adelante, aunque no puedo predecir el futuro. Suelo hablar con mi padre, que siempre me apoya y que dice sentirse muy orgulloso de mí. Yo miro su vida y miro la mía: siendo honesto, creo que yo si tengo motivos para sentirme orgulloso del trabajo que ha hecho mi padre por su familia, muchos más y más reales, materiales y palpables, de lo que pueda significar para él su orgullo de padre hacia mí.

NI PUTAS, NI SANTAS… AUNQUE MÁS BIEN TIRANDO A PUTAS

 Digamos por ejemplo que es jueves, que has tenido un día de mierda en el curro y que has tenido una tarde llena de marrones. No podían haber entrado los marrones por la mañana a las 9:00 no, entran casi a última hora y hay que sacarlos sí o sí. Total, ya es de noche: estás saliendo de la oficina a las 22:30H y no, no te lo van a pagar y lo sabes. Tienes una mezcla entre mala hostia, cansancio mental y agotamiento, gracias al cual no le pegas una patada a lo primero que ves, ni pegas un grito invocando a los ancestros familiares de tu jefe, que se largó hace ya tres horas dejándote la mierda sobre la mesa como “regalo de confianza”.

¿QUIERES SER LA MADRE DE MIS HIJOS?

 Menuda preguntita ¿eh? Directo al grano. ¿Alguna vez seré padre? Al paso que voy, lo veo realmente difícil, aunque afortunadamente matrimonio y paternidad son dos cosas distintas. Digo afortunadamente, porque una cosa es el cuerpo y como funciona… y otra muy distinta la firma de un contrato. Tengo que mencionar a dos buenos amigos: por un lado a mi amigo Javier Ruiz, autor de El Mercado, quien ha definido a la perfección lo que es para una mujer cerrar el trato en pareja, y por otro a mi amigo Daniel Díez, quien me ha propuesto escribir este artículo, en el que hablaremos de admitir la posibilidad en la que paternidad y maternidad puedan llevarse a cabo amistosamente entre un hombre y una mujer. Sí, he dicho amistosamente.

¿POR QUÉ LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL CREARÍA DESIGUALDAD ENTRE HOMBRE & MUJER? por DANIEL DÍEZ

 ¿Qué es la renta básica universal? Para los despistados, la renta básica universal (RBU) es una propuesta de pensadores mayoritariamente de izquierdas donde se plantea una sociedad donde cada ciudadano por el hecho de ser ciudadano tiene derecho a recibir una renta básica que cubra sus necesidades. Tiene muchos detractores y en el mundo, en su forma más pura y teórica, no se está aplicando en ningún sitio (que yo sepa).  Las críticas van orientadas en sacar a la luz su imposibilidad práctica, su insolidaridad, o la anulación de su utilidad debido a la inflación. Pero imaginemos que se consiguiera ¿OK? y se implantara en un país “europeo” por ejemplo España. Cojamos un ciudadano cualquiera como caso práctico y dibujemos sus primeros pasos:

REPITE CONMIGO: MIS NECESIDADES NO SON NEGOCIABLES

 Esto aunque lo parezca, no es un artículo para hombres. No, no lo es. Es más bien un artículo para niños en edad de crecimiento y en los que todavía pueda albergar por juventud, alguna clase o atisbo de esperanza en la especie humana, pero sobre todo en el género masculino. Para que lo veas claro, te voy a poner un ejemplo de niños: quiero que recuerdes cuando eras pequeño y te preguntaba tu madre –A ver Manolito ¿cuánto quieres a mamá?- Y como niño inocente, estirabas los brazos para decir que mucho para agradar a mamá. A tu madre que le parecía poco, y quería quedar bien con las vecinas o con las amigas, te volvía a decir continuando con el juego –¿Tan poco? ¿solo eso? ¿solo eso quieres a mamá? ¡Uy uy uy!… A ver, otra vez que no lo he visto ¿cuánto quieres a mamá?- y el niño entonces agranda, agranda, agranda… hasta que tiene que pegar un salto para hacer mayor alarde de que quiere a su mamá con todo su corazón. La madre le coge, le abraza llenándole la cara de besos mofletudos y sonoros y Manolito se siente feliz, porque sabe que su madre también le quiere más que a nada en el mundo. Ahora vamos contigo:

TE QUIERO HASTA QUE TERMINE LA PELÍCULA

 Si fueras Nicolas Cage y esto fuera una de sus películas, os conoceríais de casualidad, habría una misión de por medio, una trama, un secuestro, un malo de la película, un rescate, un revés, un momento en el que todo estuviera perdido, lo seguiría otro momento heroico y al final como siempre, te quedarías con la chica. Cansado, con la cara sucia y hecho un cristo después de haber matado al malo, pero al final entre coches de policía, ambulancias y una música triunfal, entre todo el barullo os veríais entre la multitud y os daríais un beso espectacular que cortaría la película. Ahora pregunto ¿Eres Nicolas Cage? […] Yo tampoco. ¿Es esto una película? Desde luego que no. Entonces ¿cómo son los principios y los finales entre un hombre y una mujer en la vida real?

¿QUÉ TIENEN LAS MUJERES EN LA CABEZA? ELLAS PREGUNTAN, NOSOTROS RESPONDEMOS para Ell@sSaben

 Habíamos quedado en un céntrico Irlandés justo detrás de la Puerta del Sol, ella se llamaba Gloria y me dijo que quería hacerme unas preguntas –Tu no me reconocerás, pero yo a ti sí. Así será más divertido ¿no crees?- Me pareció bien, nunca he dicho que no cuando de jugar se trata, y más siendo el juego de la verdad –Búscame al fondo del todo, en la planta de arriba donde los sillones. Allí estaré- Llegué diez minutos antes, me senté en un lugar visible del reservado y pedí una Paulaner a la camarera. Estaba algo nervioso porque no sabía lo que me iba a encontrar ¿y si era una broma? ¿una trampa? ¿una encerrona? Pero no, no lo era. A las 20:00H puntual como un reloj, una mujer morena de pelo negro, largo y bien cuidado, elegantemente vestida y luciendo una sonrisa se presentó como Gloria. Pidió un tinto de verano y puso una grabadora sobre la mesa. Me dio una hoja con las preguntas –¿Estás preparado?- En ese momento, como en el guión de una película, comenzó a sonar en el local Gloria de Umberto Tozzi –¿Te das cuenta? ¿crees en las casualidades?- parecía una señal.

SIN ROMANTICISMOS II ¿CUÁL ES EL ESTADO ÓPTIMO PARA UNA MUJER EN UNA RELACIÓN?

 Paula acaba de colgarle el teléfono a David, que la ha avisado que otro día más va a tener que quedarse un par de horas más en el curro. Esto ya no es una novedad y ella ha terminado por resignarse a verle hecho polvo y de mal humor en cuanto entra por la puerta de casa. Están casados, pero no han tenido hijos (de momento) y Paula lleva ya un tiempo preguntándose para qué narices tiene un marido con el que apenas está, y cuando está no queda casi nada de él para poder hacer cosas juntos. Ella estudió ciencias ambientales en la Autónoma, pero trabaja por las mañanas en la parafarmacia de unos reconocidos grandes almacenes y su turno termina a las 16:00H. Es lo que hay, no ha podido trabajar de lo suyo. Hasta las 21:00 o casi 22:00H que vuelve David del trabajo muchos días (más de los que ella quisiera), Paula tiene su vida. Hoy por ejemplo, ha ido a “hacerse la cera”. Pero espera ¿qué está pasando aquí? ¿por qué pongo hacerse la cera entre comillas?

SIN ROMANTICISMOS I ¿CUÁL ES EL ESTADO ÓPTIMO PARA UN HOMBRE EN UNA RELACIÓN?

 David acaba de salir del trabajo. Está cansado y exprimido, hoy ha tenido que quedarse dos horas más. Cuando ha llamado a Paula para decirle que tenía que quedarse más tiempo, ella se ha puesto seca al teléfono. Se la notaba aguantándose el enfado, decepcionada –¿Otra vez? ¿pero qué pasa, que vas a heredar la empresa? ¿te lo van a pagar?- A David no le ha quedado más remedio que tragar, en su empresa han despedido a mucha gente en los últimos dos años y después le metieron en un ERTE. Cobra un 25% y tiene que trabajar el doble o lo que le echen: ese fue el precio que tuvo que pagar para no quedarse en la calle y poder seguir haciendo frente a la hipoteca. David y Paula no han tenido hijos (de momento). Cuando llega a casa está hecho polvo y siempre tiene que tragar algún reproche. Traga en el trabajo y traga en casa –Bueno David, voy a hacerme la cera- le dijo Paula antes de colgar.