DE MAYOR QUIERO SER AMO DE CASA

Las mujeres están hartas de muchas cosas. No quieren los roles que la sociedad les ha obligado a aceptar históricamente. Y protestan, por muchas cosas, para ellas. Si miras atrás veras que protestan y mucho: a nivel particular, en colectivo, en representación de… Podemos empezar hablando del físico, que es algo que parece que ambos sexos le damos mucha importancia. Porque sí, se la damos. No es algo que me haya inventado yo. ¿Bellas para quién? ¿Para nosotros? ¿Para ellas mismas? ¿Para competir con otras mujeres? o para ¿prosperar profesionalmente? No lo tengo claro, pero están hartas. Y siguen protestando.

Un artículo de Daniel Díez

 Vemos posar a personajes públicos sin depilarse. O enseñando sus cicatrices, o revelándose al uso de tacones. O por tener que ser delgadas o de tetas grandes. Y es que hay mucha presión sobre las mujeres para que sean bellas. O eso dicen. También es cierto que pueden no depilarse. Pueden no ser flacas. Incluso pueden tener pechos pequeños. ¿Pasa algo? No sé, yo creo que pueden hacerlo y no pasa nada. Vale, igual si no te depilas no follas, o follas menos. ¿Es ese el problema? O quizás protestan porque no nos gustan las mujeres sin depilar, o porque consideran una imposición social depilarse. ¿Deberían gustarnos? Lo desconozco.

YA TENEMOS UN ROBOT, NO ERES NECESARIO

El Crack del 29, La burbuja de las punto Com (2001), La Crisis en el Sudeste Asiático (1997), Los Tulipanes en Holanda (1634), El Lunes negro (1987), La crisis petrolera (1973), La Hiperinflación Alemana (1921), El Efecto Tequila (1994), La Crisis Española que empezó en 2008 o El Corralito Argentino de los noventa, y seguro que me dejo más de una por citar.

Un artículo de Miguel Lázaro

 El hombre es un animal que prefiere mirar hacia otro lado, si lo que está por venir no le conviene. En este sentido, está demostrado que evolutivamente somos bastante estúpidos y cada vez menos previsores. Se supone que en Occidente se vive bien ¿no? En cambio, China puede pasarnos por encima como un rodillo, aun estando en crisis o recesión… y nosotros tan tranquilos. Si no lo han hecho ya, debe ser porque o no se quieren mezclar culturalmente, o no les hace falta, o directamente rechazan el ideario occidental.

RECUERDA: SI NO SON MICROMACHINES... ¡NO SON LOS AUTÉNTICOS!

Algunos ni si quiera habríais nacido, o eráis tan pequeños que ni lo recordaréis: existía un anuncio en los años 90 donde la empresa que luego fue HASBRO, les decía a los niños que, si compraban un coche diminuto, pero no era un MicroMachines, no era el auténtico. En realidad, era solo una estrategia para defender una marca, que no podían mediante patente. Vestido con un mono de taller, una gorra y acompañado por dos niños muy repipis como comparsa, el hombre MicroMachines, les vendía estas miniaturas a los niños y no tan niños. Al más puro estilo vendedor de coches americano, charlatán y casposo hablando a toda velocidad, estos anuncios tuvieron mucho éxito en su época.
 
Un artículo de Daniel Díez

 El slogan era: Y recuerda, si no son MicroMachines no son los auténticos. Léelo despacio en castellano: MicroMachines ¿a qué te suena? A un macho en pequeñito. Curioso, y claro, cuando leo en la prensa que una política ha denunciado por lo penal, a un señor que la había abordado y dado un beso en la boca con mano de por medio y sin consentimiento previo, me ha venido a la mente de nuevo el concepto de micromachismo.

BILL MURRAY TE DESEA FELICES FIESTAS

La batalla perdida por concienciar al público sobre lo auténtico, en efecto está perdida. La gente básicamente no hace lo que quiere, si no lo que puede. Aunque crees que eres libre de elegir, lo harás siempre dentro del menú que te presentan, dentro de una relación calidad/precio que no siempre está a tu alcance.  ¿Te das cuenta? Pasan los años, las décadas y los siglos… sí, también los siglos: desde noviembre a primeros de enero y enlazando con las rebajas, se nos disfraza de forma implacable consumir más que el resto del año, bajo una máscara de moral judeo-cristiana. Si quieres seguir siendo un borrego, no sigas leyendo. Recuerda: es tu opción.
 
Un artículo de Miguel Lázaro

 Eres libre de celebrar lo que quieras, esa es tu opción: aunque traten de impedírtelo, de censurártelo, aunque te quieran cambiar el nombre de la fiesta, aunque traten de borrar su significado con máscaras políticamente correctas. Si lo sientes, hazlo. También eres libre de no celebrarlo, es tu opción: aunque se te señale como bicho raro, aunque te obvien socialmente por ello, aunque seas el raro o rara de la familia, de la oficina, o de tu grupo de amigos por ello, aunque la condescendencia generalizada te tache de alternativo. Igual te digo, que no lo hagas si así lo sientes, pero siempre has de ser tú el que decida.

TU MUJER TE REPROCHA A DIARIO QUE NO SEAS RYAN GOSLING

Quizás más de una vez te hayas preguntado qué has podido hacer mal, o por qué ella se enfada por nada, o te haya reprochado un rosario de carencias a la velocidad de una metralleta, sin saber muy bien el por qué. Posteriormente hayas intentado compensar de alguna forma su malestar, o darle en la medida de tus posibilidades aquello que te estuviera reclamando ¿resultado? Ella toma carrerilla y el reproche recobra unas dimensiones que hasta ahora desconocías. Tranquilo, no depende de ti: simplemente no eres Ryan Goslin.

Un artículo de Daniel Díez

 Tu mujer está contigo, porque no puede estar con otro mejor, ya lo hemos dicho muchas veces. Si tu mujer hubiese podido estar con Ryan Gosling (por ejemplo) no estaría contigo. Todos tenemos prioridades. Y al final, estamos con el mejor de todos los que nos hacen caso. O con el primero que lo hace. Sea como sea, imagínate esta escena:

¿A QUÉ ALTURA HAS DEJADO TU LISTÓN?

Somos productos de mercado: puedes llamarlo de una forma más o menos amable, pero de cara a las relaciones y al intercambio necesario, que se ha de dar entre personas para que exista una relación, no podemos separarnos de la idea de mercado. Se nos evalúa por lo que somos capaces de dar, de comprar, de adquirir, de suministrar, de proveer, etc. como mínimo. Después lo que brille tu escaparate, hará que te vaya mejor o peor.
 
Un artículo de Daniel Díez

 La vida hay dos formas de vivirla: en compañía o solo. Cuando decimos en pareja, hablamos de vivir bajo el mismo techo, aunque pueden existir mil variantes. También puedes vivir solo y tener “amigas” con las que pasar tu tiempo. O no tenerlas. Este último caso, a quien le toque, ya sea porque no ha habido forma o por elección propia, es visto normalmente como un estado no deseado sólo para perdedores.

EL TECHO DE CRISTAL DEL HOMBRE ACTUAL

Si existe un momento concreto en el que llega la madurez, debe ser aquel en el que uno por fin deja de culpar al resto del universo, de todo lo que le pasa. Como ninguna vida es exactamente igual a otra, este momento para algunas y algunos, quizás nunca llegue. Quizás a algunos este momento les llegue demasiado pronto, o demasiado tarde, o nunca. Pero si llega, podremos decir que hemos madurado al menos en parte.

 De pequeños todos queremos ser algo en la vida, pero no nos remontaremos a la infancia. Al menos hoy no. Pero entre el “de mayor quiero ser…” hasta el pago de tu última factura, han debido pasar algunas cosas que te hayan hecho llegar a donde querías, o que al menos parezca que lo hayan impedido. Quizás estos hitos se hayan dado más en uno mismo, que el resto del mundo que nos rodea, a efectos de lo que el éxito o la gloria se refieren.

TENGO UNA JAULA PARA TI

En tu casa, en tu intimidad, en tu mundo privado, es donde parece que te quede tu verdadero espacio de libertad. Al menos así debería ser. Y si vamos al límite, estaríamos hablando de nuestro propio cuerpo, nuestro último reducto de libertad ¿o no? Y si vamos aún más al límite, tendríamos que decir que nuestro último espacio de libertad, es la mente, nuestro pensamiento. Ahí sí que parece definitivo, que nadie puede entrar ¿o tampoco?

 En el momento de su muerte, Tywin Lanister (Juego de Tronos) desde una letrina, debió pensar algo como: Ni en tu propia casa, puede uno cagar tranquilo, segundos antes de que su hijo Tyrion, lo matara a golpe de ballesta. Pues tampoco, ni si quiera en tu propia casa, parece que estés a salvo.

LA RELIGIÓN PAVOFRÍO Y SUS ASIMETRÍAS DE GÉNERO

¿Sabías que Napoleón medía 1’68m de estatura? Vistos los resultados y la historia, dudo mucho que esto le supusiera un problema. Claro que por aquella época, no había #meetic. Pensándolo dos veces antes de escribir, aunque no demasiado para no perder el sentido de lo que quiero comunicar, hoy hablaremos de “la Religión Pavofrío” y sus asimetrías de género.

Un artículo de Daniel Díez.

 Las faltas de educación que poco a poco vemos como normales pueden ir a más por eso mismo. Por verlas como algo normal. Lo que antes veíamos como de mal gusto, ahora es normal. Por lo tanto, la evolución social en las relaciones personales, podría ir en ese sentido: a que te falten el respeto o se pierdan las formas y lo tengas que tragar como algo normal. Que seas visto como un tipo raro, si te da por sugerir un comportamiento diferente.

LOS VARONES HETEROSEXUALES ENTRE 25 Y 70 AÑOS, TAMBIÉN VOTAMOS

¿Cómo definiría la R.A.E. al hombre invisible? Si vamos al diccionario de la Real Academia Española, buscamos primero varón, del latín varo, -ōnis 'fuerte, esforzado': 1. m. Persona del sexo masculino; y después invisible: 1. adj. Que no puede ser visto; tendremos la siguiente definición compuesta: Persona del sexo masculino que no puede ser vista.

 Cuando medio mundo anda escandalizado por la victoria electoral de Donald Trump en USA, lejos de defender sus políticas o sus palabras, debo decir que en lo personal, que este señor haya ganado las elecciones, no me sorprende absolutamente nada. Es más, no me extraña que haya ganado. Pero ¿por qué digo esto?